Blasco Ibáñez no se acaba nunca

El Consorcio de Museos se suma al 150 aniversario del nacimiento del escritor con una muestra fotográfica

Ernest Hemingway legó una interesante producción literaria y algunas frases que han ido amoldándose a los nuevos tiempos. El autor de ‘Por quién doblan las campanas’ y Vicente Blasco Ibáñez se conocieron pero no está claro que se admiraran, al menos, públicamente. En el libro ‘Hemingway prohibido en España’, de Douglas Edward LaPrade y editado por Publicacions Universitat de València (PUV), se recoge que el escritor norteamericano «dijo que Galdós olía a orina y que Blasco Ibáñez se habría hecho igualmente famoso en el circo». Para el Premio Nobel París no se acaba nunca, pero para los valencianos es la figura poliédrica de Blasco Ibáñez la que tiende a infinita. La conmemoración del 150 aniversario de su nacimiento en 2017 sirve de argumento irrefutable para explorar en la dimensión del autor de ‘Entre naranjos’.

La última institución en sumarse a la efeméride cultural es el Consorcio de Museos, quien organiza una exposición fotográfica en la que pone el foco en el ilustre valenciano como como ciudadano, escritor y tribuno. Así, la muestra exhibirá imágenes de sus primeras estancias en la cárcel valenciana de San Gregorio, hasta el regreso de sus restos mortales, acompañado por las más altas autoridades de la República y por el fervor de sus paisanos.

Emilia Pardo Bazán en la casa madrileña de Blasco Ibáñez en 1910.
Emilia Pardo Bazán en la casa madrileña de Blasco Ibáñez en 1910.

La visión fotográfica de Blasco Ibáñez incluye una selección de retratos de grandes escritores españoles que coincidieron con él en su paso por la vida. Así se puede ver a Emilia Pardo Bazán con su gato, en los salones de su casa madrileña de la calle Princesa, en la que recibía a la sociedad y la cultura de la época; a José Echegaray a su llegada al Palacio Real para una sesión de consultas con el Rey Alfonso XIII (hacia 1905), a Benito Pérez Galdós leyendo galeradas de su discurso de ingreso en la Academia Española, el 6 de febrero de 1897, o a Joaquín Sorolla retratando a Jacinto Benavente en 1917, en su estudio de Martínez Campos, actual Museo Sorolla.

La exposición recoge las confluencias entre los escritores y personajes influyentes de la época como Clarín, Antonio Machado o Lorca, junto a los fotógrafos más famosos del momento, como Alfonso, Compañy, Franzen, Káulak, Nicolás Muller, o Massip.

La muestra, que está organizada por Acción Cultural Española (AC/E), también exhibe varias imágenes de grupo en los que se puede ver, por ejemplo, capitaneada por Manuel Azaña y Valle-Inclán, la tertulia literaria de la Cacharrería del Ateneo de Madrid que se convirtió en los últimos días de la Monarquía, en un activo foco de conspiraciones republicanas (1930). Asimismo se puede ver una imagen de la redacción de la revista ‘España’ donde se pueden ver juntos a Ortega y Gasset, Azorín, Pío Baroja y Pérez de Ayala, entre otros.

La exposición, que viajará a una docena de localidades valencianas, incide en la relación del autor como Pardo Bazán y Galdós

De gran interés es también la fotografía de la llegada de Blasco Ibáñez a Argentina, en 1910. Se dice que fueron a recibirle más de 100.000 personas. Cuando llegó al puerto de Buenos Aires, una docena de reporteros subieron a la cubierta del barco para hacerle sus primeras fotografías en el país.

La dimensión internacional del literato valenciano se puede ver en varias fotografías. El éxito y la popularidad de Blasco Ibáñez no tuvieron fronteras. Durante una larga gira de conferencias por los Estados Unidos, el escritor fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Washington.

‘Blasco Ibáñez y el rostro de las letras’ iniciará su recorrido por una docena de localidades de la Comunitat el próximo 31 de agosto. Vila-Real es el punto de partida de una exposición cuyas fotografías proceden de la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Valenciana, el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara, la colección Pedro Melero, la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, del Instituto del Patrimonio Cultural de España, o la Biblioteca del Congreso de Washington.

La exposición está organizada por Acción Cultural Española (AC/E), la Comunidad de Madrid y la Real Academia Española, con la colaboración de la Generalitat Valenciana y del Consorcio de Museos.