Comienza la señalización para restringir aún más el tráfico en el centro de Valencia y circular a 20 km/h

Movilidad señaliza desde hoy calles de tres barrios de Ciutat Vella con cambios de sentido e itinerarios en bucle para eliminar la circulación de paso

Habrá nuevas calles peatonales, otras que cambiarán de sentido y muchas que se convertirán en bucles para eliminar atajos y que sólo sirvan a los vecinos, convirtiéndose en una trampa para los demás conductores. El Ayuntamiento pone en marcha mañana la nueva reordenación del tráfico en buena parte del centro histórico, ampliando las restricciones en marcha en otras zonas de Ciutat Vella.

Los operarios de la contrata se encargarán hoy de colocar la señalización, en lo que será un paso más en las limitaciones al tráfico privado iniciadas hace más de un año en el barrio de la Seo, en las calles Salvador y Serranos, entre otras. El ámbito es muy extenso y ocupará prácticamente todo el Carmen, parte de Velluters y algunas calles del Mercat. Entre las novedades destaca el cambio de sentido de Quart.

La concejalía de Movilidad anunció en un comunicado que se dará un «uso preferente a residentes y logística y acabando con el tráfico oportunista», como denomina en este caso a la circulación que busca atajar recorridos por el centro.

El ámbito de la actuación es el área comprendida entre Blanquerías por el norte; Guillem de Castro por el oeste; Guillem Sorolla por el sur y el entorno de las calles Serranos, Calatrava, Purísima, Estamenyeria Vella y Ercilla por el este. La operación consiste en establecer nuevos itinerarios de entrada y salida a Ciutat Vella.

A través de las llamadas puertas se canalizará el tráfico de entrada desde la ronda interior hacia los domicilios, estacionamientos, comercios y espacios reservados de carga y descarga. La salida de los itinerarios estará en un lugar próximo de la misma ronda, evitando de esta manera el tráfico de paso. El propósito es que los vehículos entren y salgan en la práctica por la misma calle. La iniciativa cuenta con el visto bueno de los servicios municipales y fuentes de la concejalía de Movilidad, gestionada por el edil Giuseppe Grezzi, aseguraron que atiende a las entidades en Ciutat Vella de la Mesa de la Movilidad.

Tan sólo requerirá señalización vertical y horizontal y afectará al sentido de algunas calles, al tiempo que recupera otras con carácter peatonal. Todos los detalles y el plano indicando la nueva ordenación en los barrios se han impreso en 15.000 dípticos repartidos en los buzones.

El concejal del grupo popular Alberto Mendoza dijo que «hoy nos encontramos con otro despropósito del responsable de la movilidad en la ciudad, que vuelve a imponer sin previo aviso y con menos de 48 horas de antelación la prohibición de la circulación en gran parte del distrito de Ciutat Vella».

La cuarta reordenación

Recordó que ya es la cuarta reordenación en este entorno y que en todas las anteriores ha tenido que rectificar. «El ejemplo de la avenida del Oester ha sido el más sonado, error tras error a golpe de accidentes y ayer mismo vuelve a bloquear parte del tráfico en esta avenida».

«Esta imposición va a ser otro nuevo error que irá parcheando y que como en todo lo que hace, será realizado a medias, del mismo modo que el anuncio de controlar con cámaras el acceso de vehículos al centro histórico, cuyo expediente lleva más de un año parado», aseguró.

El edil comentó por último que «nos parece una burla hablar de zonas de preferencia peatonal cuando los peatones se están viendo literalmente invadidos por ciclistas, gran parte de ellos turistas que no respetan las normas de circulación».

Desde el Consistorio indicaron que el hecho de que la actuación se realice mediante señalización vertical y horizontal, sin barreras físicas como maceteros o bolardos, posibilita el acceso a vehículos de emergencia a todas las calles. Es una diferencia sustancial con lo decidido para las calles Serrano y Salvador, por ejemplo, donde la Policía Local puede requerir una tarjeta de autorización a los conductores.

El rediseño incluirá nuevas zonas de carga y descarga para vehículos de proveedores en la plaza de Horno de San Nicolás, la calle Pinzón, la calle Doctor Beltrán Bigorra, la plaza del Portal Nou, la plaza de Sant Jaume, la calle Corona y la calle Murillo, que se reservarán con marcas en el pavimento. Al lo largo de la jornada de hoy se procederá a los cambios en las señales, para que sean operativas desde la medianoche.

Fuente: Las Provincias