Crisóstomo Alejandrino José Martínez Sorli

Crisóstomo Alejandrino José Martínez Sorli (Valencia 1638 – Flandes 1694) Anatomista, pintor, grabador y microcopista valenciano. Estudió con Jerónimo Jacinto de Espinosa. Desde 1940 la anteriormente conocida como Travesía de Felipe Valls pasa a denominarse Crisóstomo Martínez. 

Tras desarrollar una notable actividad como grabador y pintor en Valencia, hacia 1680 inició un atlas anatómico en la Universidad de Valencia para cuya realización obtuvo una importante ayuda económica, trasladándose a la Universidad de Paris en 1687 a concluir el trabajo becado por el rey Carlos II. En París se relacionó con el ambiente de la Academia de Ciencias, el más avanzado científicamente de la ciudad. El atlas de Crisóstomo Martínez constituye una aportación de excepcional importancia dentro de la historia de la iconografía anatómica en España. Además, sus estudios sobre la fina estructura ósea mediante el microscopio lo sitúan en la primera generación de microscopistas europeos. Las dos láminas mayores de su Atlas anatómico recorrieron toda Europa durante mucho tiempo, ayudando a la formación de varias generaciones de artistas. El Atlas anatómico fue la única contribución importante al saber morfológico realizada en España durante el siglo XVII. 

Vista frontal, lateral y posterior de un hombre adulto, representada con una vista de la estructura muscular y ósea visible a través de la piel. Las medidas y proporciones se indican con círculos, líneas, escalas y números de referencia. A la derecha, el esqueleto de un niño se representa en vista frontal con sus medidas y proporciones adecuadas. El conjunto se representa en una hoja o placa en blanco sugerida en trompe-l'oeil y se coloca encima de un pedestal sobre el cual se agregan otros diagramas de perspectiva para ayudar al espectador a comprender las representaciones. En el centro se representa una cartela que contiene la inscripción 'a mensural ista mensurabis Ezech. 45 'por encima de una brújula y una regla. El Atlas Anatómico, como lo había planeado Chrisostomo Martínez y Sorli, contenía las copias anatómicas más autorizadas realizadas durante el siglo XVII. Comenzó el proyecto en España en 1680, pero se mudó a París, donde continuó trabajando en él, hasta que murió en 1694 durante un viaje a su país de origen. Parece que las planchas para el libro se dejaron en París y se utilizaron posteriormente para ilustrar varias publicaciones francesas del siglo XVIII. Los grabados monumentales ilustran el estado del conocimiento de la anatomía a fines del siglo XVII en Europa, así como el increíble nivel de sofisticación alcanzado por el grabado y la producción de libros en Europa en ese momento.
Vista frontal, lateral y posterior de un hombre adulto, representada con una vista de la estructura muscular y ósea visible a través de la piel. Las medidas y proporciones se indican con círculos, líneas, escalas y números de referencia. A la derecha, el esqueleto de un niño se representa en vista frontal con sus medidas y proporciones adecuadas. El conjunto se representa en una hoja o placa en blanco sugerida en trompe-l’oeil y se coloca encima de un pedestal sobre el cual se agregan otros diagramas de perspectiva para ayudar al espectador a comprender las representaciones. En el centro se representa una cartela que contiene la inscripción ‘a mensural ista mensurabis Ezech. 45 ‘por encima de una brújula y una regla. El Atlas Anatómico, como lo había planeado Chrisostomo Martínez y Sorli, contenía las copias anatómicas más autorizadas realizadas durante el siglo XVII. Comenzó el proyecto en España en 1680, pero se mudó a París, donde continuó trabajando en él, hasta que murió en 1694 durante un viaje a su país de origen. Parece que las planchas para el libro se dejaron en París y se utilizaron posteriormente para ilustrar varias publicaciones francesas del siglo XVIII. Los grabados monumentales ilustran el estado del conocimiento de la anatomía a fines del siglo XVII en Europa, así como el increíble nivel de sofisticación alcanzado por el grabado y la producción de libros en Europa en ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*