Cultura estudia sancionar a los que limpiaron la estatua del banderillero Montoliu

La edil de Patrimonio reconoce que no disponen de una contrata que adecente los monumentos y amenaza a los aficionados

«Esto no es una ciudad sin ley». Con estas palabras advertía ayer la concejal de Patrimonio del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello, a José Luis Ortiz y los otros dos aficionados taurinos que en la noche del miércoles al jueves limpiaron la estatua del torero y banderillero Manolo Montoliu, que permanecía manchada de pintura plateada desde el pasado 23 de marzo.

La concejal Tello admitió a través de una conocida red social que no dispone de una contrata específica para la limpieza de los monumentos. «Estamos a la espera de que que se acabe de tramitar y adjudicar. En cuanto los trámites administrativos terminen y este contrato esté, seguiremos procediendo en base a los tres criterios que ya marcamos (valor patrimonial, peligrosidad y estado)». La edil indica además que contestó al grupo popular que «en cuanto se licite el contrato de limpieza de monumentos se procederá a intervenir en base a los criterios ya establecidos».

 

«Como eso no vende, siguen con su intención de transmitir al ciudadano que la concejal es radical, odia los toros y por eso no limpia la escultura», explica la edil de Patrimonio, que posteriormente indica en su alegato que unos ciudadanos «se dejan llevar» e intervienen en la escultura para limpiarla ellos.

Ahí es donde llega el aviso de Tello: «Estudiaremos las acciones a llevar a cabo porque esto no es una ciudad sin ley en la que cada uno pueda hacer lo que le dé la gana». Fuentes municipales explicaron que técnicos municipales estudiarán la estatua para comprobar si ha habido algún tipo de daño en el bronce o en la piedra del pedestal y no descartaron tomar medidas contra los aficionados taurinos que limpiaron la obra en la noche del miércoles.

La inacción municipal en el caso del ataque vandálico que sufrió la estatua en marzo llama la atención por cuanto que las pintadas en la obra no son algo nuevo. En diciembre de 2015, la estatua amaneció con pintadas el 1 de enero. Durante esa misma mañana, un operario procedió a limpiarla. Además, durante una manifestación independentista el 23 de abril de 2016, la estatua fue atacada con pintura roja, que dañó tanto la obra como el pedestal y buena parte de los adoquines del suelo. La actuación fue, entonces, tremendamente rápida. En la mañana del domingo, la efigie amaneció totalmente limpia.

No ha sucedido así en 2017, cuando la estatua fue atacada el 23 de marzo. Más de cuatro meses después, la obra que recuerda al banderillero valenciano fallecido en la Real Maestranza de Sevilla en 1992 seguía manchada de pintura plateada hasta que un grupo de aficionados taurinos capitaneadas por el abogado valenciano José Luis Ortiz la limpiaron con un producto especial para grafitis en la noche del miércoles.

El concejal del grupo popular Félix Crespo afirmó esta semana que «parece que para este tripartito no es prioritario destinar 300 euros a restaurar el patrimonio valenciano pero si destina más de 400.000 euros a los gastos de todo lo relacionado con la II República. Como manifestó un compañero de la concejala Tello, «tenemos una hoja de ruta que cumplir y nos debemos a nuestros votantes», en referencia a la demora de la nueva contrata y la paralización de las limpiezas.

Fuente: Las Provincias