Demetrio Ribes Marco

Nacido en Valencia en 1875 y fallecido en 1921. Arquitecto valenciano, realiza sus primeros estudios superiores en Barcelona, aunque formado en la capital de España donde termina sus estudios de Ciencias y compagina estudios de arquitectura. Sus obras más importantes se centran principalmente en nuestra ciudad. 

En 1902 es nombrado arquitecto de la Compañía de Caminos de Hierro del Norte, realizando las estaciones de Príncipe Pío de Madrid y la de Barcelona. En Valencia es conocido sobre todo por su obra maestra o por lo menos la más importante y conocida como es la Estación del Norte de Valencia, inaugurada en 1917. 

En 1912 se instala definitivamente en Valencia y será aquí donde realice la mayoría de sus obras, de todo tipo, públicas, residenciales e industriales. 

Funda en 1917 la Compañía Construcciones Coloma Ribes, la primera empresa que usa hormigón armado en construcciones civiles en la ciudad de Valencia. (hablamos del ingeniero Joaquín Coloma).

Entre sus obras podemos citar: la Plaza de Toros de Xátiva, el Edificio de Correos de Castellón, el Asilo de la Marquesa de San Joaquín y edificios en la ciudad de Valencia como el de la calle En LLop, 4 

 

y Pérez Pujol, 5. 

 

Tratar la figura de Demetrio Ribes es introducirnos en la historia de la arquitectura de las primeras décadas del siglo XX. Demetrio Ribes fue uno de los arquitectos más relevantes en Valencia. Con la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España dejó su impronta en estaciones y otros elementos de arquitectura ferroviaria. Figura indiscutible del modernismo secesionista fue también protagonista de los primeros pasos hacia el estilo racionalista.

La estación del Norte, su polémica con Leonardo Rucabado sobre la arquitectura nacional y el racionalismo de sus obras, como los almacenes Ernesto Ferrer, son los tres hitos más conocidos y significativos de este arquitecto, que forma parte de la historia general de la arquitectura en España.

Su doble formación, doctorándose en Ciencias Físico-Matemáticas y en Arquitectura, le proporcionaron un perfil profesional singular cubriendo un espacio escurridizo entre el mundo de la arquitectura y de la ingeniería. El año 1902 fue clave en su vida pues consiguió su primer contrato con la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte, empresa a la que perteneció hasta su fallecimiento.

Fue persona de gran actividad: abierto a las nuevas tendencias arquitectónicas, desde el modernismo secesionista visible en sus edificios de viviendas en el ensanche o el de La Equitativa en la calle Pérez Pujol al racionalismo que todavía podemos observar en su vivienda unifamiliar de la calle Eugenia Viñes en la playa de las Arenas; conocedor de los nuevos materiales y sistemas constructivos, tanto de estructuras metálicas (la armadura de arcos biarticulados de la estación del Norte) como del hormigón armado; comprometido con la sociedad valenciana desde su presidencia de la Asociación Valenciana de Arquitectos (1916) o a través de sus textos teóricos polémicos que presentaba en los habituales Congresos de Arquitectura; emprendedor al actuar como consultor (mercado de Colón) o como constructor en obras propias y ajenas, fundando en 1917 la empresa Construcciones Coloma y Ribes-Especializada en obras de Hormigón Armado, intervino en obras como la plaza de toros de Xàtiva, ‘docks’ comerciales del puerto de Valencia, almacenes Ernesto Ferrer situados en la plaza Rodrigo Botet (derribados en 1972) y fue por ello reconocido como uno de los pioneros en introducir este material en la arquitectura. Todo ello explica ese perfil profesional, no muy habitual en la época.

En mayor medida que en ninguna otra obra, es difícil separar de su autor la estación del Norte de Valencia (1917). El proyecto y la construcción, que se dilató a lo largo de 12 años (hay que indicar que toda la obra se realizó sin interrumpir el tráfico y la explotación de la línea), durante los cuales el arquitecto trabajó minuciosamente tanto en la parte constructiva como en la decorativa, son su obra más monumental y la más representativa de su etapa modernista, siendo a su vez un magnífico ejemplo del movimiento secesionista. Junto al valor arquitectónico, la estación asume, en la actualidad, el valor simbólico de ser uno de los monumentos más representativos de la ciudad de Valencia, un hito reconocido y una arquitectura en la que todos los valencianos nos sentimos identificados.

Demetrio Ribes muere a la temprana edad de 45 años. Su legado arquitectónico no nos ha llegado al completo, pero su obra, existente o no, forma parte no sólo de la historia de la arquitectura española sino ante todo de la historia de la ciudad de Valencia.

INMACULADA AGUILAR

Catedrática de Historia del Arte de la Universitat de València. Directora de la Cátedra Demetrio Ribes
  • Demetrio Ribes Marco (Valencia, 1875 – Valencia, 1921).
  • Se doctoró en Ciencias Físico-Matemáticas y Arquitectura.
  • En 1902 entró en la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte, que había comprado la línea ferroviaria y le encargó su emblemática estación del Norte de Valencia (1917).
  • También diseñó la estación de Príncipe Pío de Madrid, la del Norte de Barcelona, la plaza de toros de Xàtiva y la oficina de Correos de Castellón, entre otras obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *