El Ficus del Parterre, la sombra de la historia.

Bajo el extraño  calor que hace todavía mitad de septiembre, al callejero le parecerá atractivo sentarse bajo el gran árbol que se alza en el Parterre en el centro de Valencia.
P1090213

Quizás lo que no sepa el callejero, es que está sentando bajo la “sombra de la historia” Ese árbol es un Ficus Macrophylla , conocido como el Ficus del Parterre, y que es el árbol más espectacular de toda Valencia.

 

Este monumento vegetal fue plantado en el Parterre en 1852 junto a otras plantas exóticas. Siendo un sobreviviente durante la riada del 57 que arrasó el jardín, ya que el árbol no acabó pudriéndose ante la ingente cantidad de agua  que tuvieron que absorber sus poderosas raíces que sobresalen de la tierra, a las que cualquier turista japonés llama “nebari”. Este majestuoso árbol, ha sido divertimiento para niños durante años, que han trepado por sus raíces para escarmiento posterior por parte de sus madres por ensuciarse la ropa. parterre2cy6

Hoy en día tiene 162 años, el tronco tiene un perímetro de 13 metros, 20 de base, una copa de 23 metros de altura y sobrepasa los 36 metros de diámetro, proporcionando una sombra que cubre una superficie de 1.000 metros cuadrados, incluida una pequeña gasolinera que está  situada a escasos metros de su tronco, que aún sigue en funcionamiento y puede llegar el caso, que el viejo árbol, cuyas poderosas raíces de ficus, rompan los tanques de gasolina y acabar muriéndose.P1090203

Tanto por esta razón, o por si ocurriera un accidente de tráfico, unos detractores realizaron un informe económico, valorando el árbol en unos 380.000 euros. Pero algunos expertos no están de acuerdo con ese informe, ya que a ese valor, se tendría que añadir su monumentabilidad, su papel ornamental y como no su valor histórico el cual haría incrementar la cifra mucho más alta. Nevari 003-003 14-09-2014 18-12-13P1090206
Pero dejando de lado las disputas económicas, estamos sentados bajo la sombra del que es quizás uno de los monumentos más fotografiados de la ciudad.

 
Fuente: CALLEJEANDO POR VALENCIA
Autor:   Isabel Balensiya

Relacionado