El incendio de Llutxent ya ha arrasado 3.000 hectáreas y quemado unas 40 casas

El incendio declarado este lunes en el término municipal de Llutxent (Valencia) ha arrasado, hasta el momento, 3.003 hectáreas, según la última perimetración del Centro de Coordinación de Emergencias.

El fuego afecta a seis poblaciones valencianas: Llutxent, Pinet, Ador, Barx, Quatretonda y Gandia, que es la zona donde las llamas más superficie han calcinado.

A lo largo de este miércoles, han trabajado en las labores de extinción más de 700 efectivos terrestres y 27 aéreos procedentes de distintos cuerpos y administraciones como bomberos forestales y personal de medio ambiente de la Generalitat, miembros de los consorcios provinciales de bomberos de Valencia, Castellón y Alicante y personal del Cuerpo Municipal de Bomberos de València.

Asimismo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha enviado siete aviones anfibios, tres de ellos con capacidad de descarga de 5.500 litros y cuatro de 3.100 litros, así como un helicóptero Kamov de 4.500 litros y ocho helicópteros de transporte con helibalde de 1.200 litros, así como un avión de Comunicaciones y Observación que graba y envía imágenes aéreas en tiempo real sobre la evolución del incendio.

También, para los trabajos de extinción desde tierra se han desplazado cuatro Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales y una unidad móvil de Meteorología y Transmisiones que prestan apoyo a los directores de extinción.

El fuego obligó a desalojar “de forma preventiva” a la población del municipio de Pinet este martes. La noche del lunes ya se evacuó a unas 2.500 personas de la zona de La Drova y las urbanizaciones de Montesol y Montepino. Por motivos de seguridad, este miércoles seguirán sin poder volver a su casas.

En atención a los medios de comunicación, el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha señalado en la tarde de este miércoles que las predicciones sobre la evolución del incendio son “más favorables” y el horizonte es “un poco mejor” que el de esta mañana, pero ha admitido que “aún hay una incertidumbre muy grande”, por lo que ha pedido “gran prudencia” y “no hacer ningún alarde de triunfalismo”.

“La situación es estable, se está avanzando, las predicciones son más favorables, pero estamos aún en una incertidumbre grande. Pueden cambiar los vientos, estamos pendientes de este levante que al parecer va a llegar dentro de unas horas y, por tanto, gran prudencia”, ha explicado el ‘president’.

Como consecuencia del incendio permanecen cortadas al tráfico las carreteras CV-608 en Llutxent en ambos sentidos y CV-675 en sentido a Barx, como ha apuntado la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana a través de Twitter. La Diputación de Valencia ha precisado por medio de esta red sociales que la CV-608 de Llutxent a Pinet, sigue cortada al tráfico desde el punto kilométrico 3,500 y que el corte en la CV-675 de Gandia a Simat está desde el kilómetro 3,400 hacia Barx y desde el 11,800 hacia Gandia.

Sierra de Quatretonda

El Ayuntamiento de Quatretonda ha informado a través de sus cuentas en redes sociales que queda prohibido que la gente suba a la Sierra de Quatretonda o que circule por el Camí Serra con el fin de dejar trabajar a los medios terrestres que participan en la extinción del incendio y de evitar riesgos.

Igualmente, el consistorio señala que las personas que se encuentren en casas de campo o montaña de este término municipal deben dejarlas y acudir al pueblo. Esta administración local ha resaltado que “el riesgo de incendio es muy grande” y que se prevé que comience a soplar “viento de levante”, por lo que se “el incendio se podría propagar con mucha velocidad por la sierra” del municipio.

40 viviendas afectadas, 10 en ruina

Por su parte, la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, ha indicado que hay 40 viviendas afectadas y diez en estado de ruina, aunque ha matizado que los datos son “provisionales”, ya que es “difícil” acceder al espacio.

En este sentido, ha explicado que este miércoles por la tarde han celebrado un Pleno extraordinario donde han pedido al Gobierno que declare las zonas afectadas como “zonas de catástrofe”, para poder arbitrar “todas las ayudas” que puedan y así reparar “aunque sea mínimamente” el daño que, ha lamentado, es “irreparable”.

Asimismo, ha agradecido a los ciudadanos de Gandia y a los responsables de hoteles, campings y hostales del municipio por su “preciosa reacción” solidaria y ha anunciado que han abierto la Oficina de Atención a Afectados, que está abierta 24 horas, en el Ayuntamiento, y un teléfono para atender las consultas de los ciudadanos.

Fuente;: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *