El proyecto de la plaza de la Reina de Valencia será entregado a los 16 meses de iniciarse el concurso

El Ayuntamiento adjudica el diseño de la nueva plaza a Tomás y Escario tras el polémico rechazo del equipo ganador por no cumplir los requisitos

El Ayuntamiento ya ha publicado la adjudicación definitiva del concurso para el proyecto de reforma de la plaza de la Reina. El proceso se inició el 30 de septiembre de 2016 y los adjudicatarios tienen como plazo máximo de entrega principios de enero de 2018. Habrán pasado por lo tanto 16 meses para completar todo el proceso.

Una tramitación complicada, trufada de polémica y con un litigio que no ha terminado todavía. El concurso dio como ganadores al equipo encabezado por Miguel del Rey, Íñigo Magro y Antonio Gallud con 89,41 puntos, aunque la quiebra de una de las empresas integrantes de la oferta dio al traste con la iniciativa, que a principios de mes vio cómo era desestimado su recurso por el Ayuntamiento.

Entonces se comunicó a los segundos clasificados que suyo era la redacción del proyecto, en caso de que cumplieran las condiciones, depositaran la fianza y estuvieran al tanto de sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social. La respuesta fue afirmativa y el pasado día 11, el servicio de Contratación resolvió la adjudicación en su favor de manera oficial.

El tripartito tendrá que aprobar el Presupuesto de 2018 sin saber lo que costará la reforma

De este modo, José María Tomás, Antonio Escario, María Antonia Izquierdo y la empresa Auraval Ingenieros serán los que se encarguen del proyecto, para lo que tienen un plazo de cinco meses y tres días a contar desde su adjudicación. El presupuesto que ofertaron asciende a 170.750 euros.

El gobierno municipal ha realizado un proceso de participación ciudadana para la reforma de la plaza, donde han opinado asociaciones y vecinos acerca del diseño y las actividades que debe acoger. El documento no se ha hecho público todavía, aunque se prevé que sea vinculante para el proyecto. Entre las cuestiones que se debatieron está la ampliación de las zonas verdes, áreas de sombra, la regulación de las terrazas de los bares, las paradas del transporte público (EMT y Taxi), así como la remodelación del aparcamiento subterráneo y la inclusión de nuevos posibles usos.

La rampa circular situada en el centro de la parte sur de la plaza desaparecerá, mientras que se perfile un acceso al parking junto a la calle de la Paz, con la salida en la calle del Mar. Esto facilitará la peatonalización de un tramo de la calle San Vicente, que en su defecto se dejará sólo para transporte público y vehículos autorizados. Esto no ha sido debatido todavía.

El equipo de Del Rey pidió el amparo del Colegio de Arquitectos tras ser descalificados por el Consistorio, además de anunciar acciones judiciales en caso de que se utilice su proyecto de 1999 para la reforma de la plaza. El documento fue entregado al Consistorio entonces, que no lo utilizó, aunque los primeros sostienen que está vinculado a la participación de los autores. Vistos los plazos, la reforma de la plaza no saldrá a concurso hasta bien entrado 2018, en caso de que no surjan más obstáculos en el proceso.

Fuente: Las Provincias