Errejón renunciaría a las siglas de Podemos para sumar votos

Las desavenencias ideológicas entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el que fuera su mano derecha hasta el último congreso refundacional (Vistalegre II), Íñigo Errejón, vuelven a aflorar más allá de las puertas de la sede morada de la calle Princesa.

Iglesias y Errejón habían enterrado hasta ahora el hacha de guerra tras una cruenta batalla interna a causa del liderazgo del partido desde 2017 hasta el próximo congreso con poder para elegir al nuevo líder de la formación. Errejón, tras quedarse sin apoyos para pilotar Podemos, había aceptado alejarse de la política nacional a cambio de una candidatura dirigida a ganar en las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid para Podemos. En el último mes, Errejón tuvo que ceder aún más poder y abandonar la Ejecutiva nacional de Podemos, en detrimento de la cuota «errejonista» que compone la cúpula morada.

Este paso atrás ha propiciado el nuevo desafío a la dirección «pablista»: el candidato a la Comunidad en 2019 está dispuesto a renunciar a las siglas de Podemos en la Puerta del Sol con el fin de «sumar a las formaciones políticas que faltan» a su candidatura y para asegurar que «ni un voto se pierde», según aseguró ayer en una entrevista a Efe. Su convicción política se basa en que formaciones como Izquierda Unida o Equo «tienen que estar y van a estar» y no tiene «preferencias a priori» sobre la forma de «aterrizar» a esa unión. De hecho, al ser preguntado sobre si le gustaría encabezar un Adelante Madrid, como la candidatura de confluencia entre IU y Podemos que lidera Teresa Rodríguez en Andalucía, éste contestó que lo haría de «la forma en la que estemos más cómodos» (los integrantes de la confluencia).

De cara a su futuro en la formación y con este nuevo frente abierto contra la dirección nacional, queda por ver si Errejón mantendrá su acta de diputado en el Congreso y, también, su continuidad al frente de la Secretaría de Análisis Estratégico y Cambio Político, una cesión que Iglesias le hizo tras Vistalegre II, para integrarle en la dirección.

Este nuevo revés entre Iglesias y Errejón se acompasa con la última posición del secretario general, que esta semana se mostraba a favor de celebrar un referéndum para decidir sobre si prohibir o no los festejos taurinos, y en el que Errejón terciaba que veía más prioritario acabar «con el sufrimiento de las personas» que con «el sufrimiento animal».

El episodio queda abierto a la espera de la reacción de la dirección sobre la posibilidad que plantea el candidato de que la marca Podemos no aparezca en la papeleta electoral. Hasta ahora, Errejón había contado con el aval de Iglesias, aunque en la hemeroteca queda el aviso que hace meses le propinó cuando el candidato trató de gestionar en solitario su lista: «Ni media tontería, Íñigo», avisaba el líder.

Fuente: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *