Fuente calle Guardia Civil

En la calle Guardia Civil, frente al número 26, se encuentra una pequeña zona ajardinada peatonal en cuyo centro se alza una fuente de funciones estrictamente ornamental y decorativa y sin ningún interés artístico.

De dos monolitos paralelos surgen dos surtidores que van a parar a una balsa de donde surgen estas piezas. Dos balsas o albercas más pequeñas recogen el agua que rebosa de esta primera balsa. Un circuito cerrado recicla el agua que vuelve a surgir repitiendo la misma operación incesantemente. Junto a las balsas inferiores dos bancadas en piedra invitan a descansar al son del ruido del liquido elemento.