La elección del jurado de fallas se somete a consulta

La Federación de Especial no quiere nombrar a su tribunal tras los enfados por los premios y Primera A sigue con la fórmulaLa Interagrupación propone una alternativa a los bombos para designar a los tres miembros


Todos los años en plenas fiestas se produce el debate de quién debería de formar parte del jurado de fallas. Hay comisiones que no ponen demasiados reparos, pero hay algunas que se juegan tener más o menos visitas y no están dispuestas a tentar de nuevo a la suerte.

Buena prueba del interés que ha despertado el asunto es que ayer estaba previsto debatir el sistema de elección del jurado en el pleno de la Junta Central Fallera y se decidió posponer este análisis a la sesión de enero, para abrir el debate y que las alternativas se estudien primero en los propios casales, en las agrupaciones y en los distintos sectores.

En el orden del día figuraba una propuesta presentada por la Interagrupación de fallas, una iniciativa que sigue en pie, pero que se quiere explicar a los colectivos para ver si es bien recibida. La idea es que los jurados de fallas, tanto en secciones infantiles como en mayores y mejor ninot de la Exposición del Ninot sean elegidos por una comisión de designación compuesta por tres miembros que se construirían exprofeso cada año.

Según esta propuesta, el secretario general de la Junta tendría representación, pero no recaería sobre él la responsabilidad de elegir a todos los componentes del jurado, sino a uno de los tres. Esta decisión la compartiría con una segunda persona nombrada por la Interagrupación y una tercera que sería designada por la nueva área de la Junta Central Fallera que se bautizó con el nombre de delegación de Falla.

Según se incluye en la propuesta de la Interagrupación que se debatirá estos días en los casales, se exigiría que los miembros designados de la comisión para elegir jurado tengan conocimiento y experiencia suficientes para proponer los jurados de cada una de las secciones y de la Exposición del Ninot.

En esta alternativa se mantendría la obligatoriedad que ya se fijó el pasado ejercicio fallero de que los candidatos a jurado hayan realizado el curso de jurados organizado por la delegación de Falla de la Junta y también que estén censados como falleros en la Junta. Y se argumenta que los jurados que hayan sido designados serían avisados por el secretario general con suficiente antelación sin comunicarles previamente qué categoría juzgarían ni quiénes serían sus compañeros en esta misión.

Mientras se debate en los casales si la iniciativa puede salir adelante, lo que sí está claro, tal como detalla el secretario general de la Junta, Ramón Estellés, es que como se cambió el sistema de clasificación y se decidió que en lugar de que el jurado estuviera compuesto por cinco personas fueran tres, «eso ya obliga a hacer algún cambio porque hay una variación del número y hay que definir el sistema». Y dijo que también habrá una propuesta de la Junta.

Premios a las 8.30 horas

El motivo de la disminución del número de componentes del jurado se explica porque se acordó pasar de cinco a tres jurados por sección, con el fin de que hubiera menos gasto en ese apartado, y destinarlo a más premios. De hecho, se aumentarán los galardones para las secciones y también por primera vez habrá dotación económica para el segundo y tercer premio de Ingenio y Gracia. El aumento global superará los 20.000 euros. Precisamente este cambio hará necesario adelantar este año la entrega de premios, ya que comenzará a las 8.30 horas para poder concluir antes de la mascletà.

La idea decidida ayer es que la importante decisión de quién nombra a los jurados se acuerde en enero. Desde la Interagrupación, como impulsores de la propuesta que se tendrá que debatir, su presidente Jesús Hernández argumenta que «si no hay ningún concurso que se elijan los nombres del jurado por bombo, no entiendo por qué precisamente el premio más importante de las comisiones de falla se hace por sorteo».

Cabe recordar que el sistema de bombos fue aprobado por los presidentes en asamblea del 16 de diciembre de 2014 y, por lo tanto, se aplicó en 2015; 2016 y 2017 con un bombo para personas con más de cinco años de experiencia en fallas; otro de hasta cinco años y otro de primer año de participación. Anteriormente era el propio secretario general de la Junta el que tenía la responsabilidad única de nombrar y llamar a los jurados. Lo que sí es inamovible es que los jurados serán tres y que si alguna sección acuerda aumentar el número, tendrá que hacerse cargo de los gastos.

En el caso de la máxima categoría, la Federación de Especial, por ejemplo, el pasado año decidió nombrar un jurado por comisión y fueron once los que valoraron los proyectos, aunque hubo más de dos descontentos por el reparto de premio y el presidente de la federación, Rafael Ferraro, confirma que «como consecuencia del resultado, ya en mayo decidimos que lo nombre el concejal o con quien delegue». Lo que no saben todavía es si optarán por los tres que pone la Junta o si ampliará alguno más que correría por su cuenta.

En Primera A, tal como confirma el presidente de la Federación de Primera A, Francisco Romero, «la idea es seguir con la fórmula de nombrarlos las propias fallas después de recibir las propuestas y el historial de la trayectoria fallera, tal como retomamos hace tres años». Añade que los acordarán a principios de marzo y «entrarían los tres que sufragará la Junta y dos más que asumiremos nosotros».

Por otro lado, en el pleno se dio a conocer el calendario de festejos donde se señaló que las galas de la cultura serán el 19 y 20 de enero. La recepción de piezas para la Exposición del Ninot serán el 30 y 31 de enero. El 8 de febrero se celebrará la gala de la pirotecnia y el 3 de marzo, la cabalgata del Ninot. Fuset anunció que en breve se pagarán las subvenciones de luces y agrupaciones y que son nueve las fallas que recibirán ayudas para insonorizar los casales, ya que una se presentó fuera de plazo. Sobre la calefacción de la Junta, se indicó que hay que cambiarla por completo, pero costará 600.000 euros y habrá que sacarlo a concurso.