La mascletà del 9 d’Octubre tendrá más seguridad al despejar otras tres calles

Bomberos cambia el plan de prevención, que incluye cinco vías de evacuación desde la plaza del Ayuntamiento y dos para emergencias

La seguridad del público en la plaza del Ayuntamiento se ha convertido en una preocupación latente para los responsables policiales, Bomberos y Protección Civil. Sirva como ejemplo la decisión tomada respecto a la mascletà que se disparará con motivo del 9 d’Octubre, a cargo de Pirotecnia Caballer FX. El protocolo de emergencias ha incluido tres calles más que deben estar despejadas de cualquier obstáculo, libres para los asistentes.

Se trata de las calles Correos, Ribera y el paseo de Ruzafa. Según pudo averiguar ayer LAS PROVINCIAS, serán declaradas como «zonas libres de obstáculos», la denominación empleada en el plan para garantizarla afluencia de público con la retirada de terrazas de bares, posiblemente de coches estacionados y otros vehículos que puedan suponer un problema en caso de una rápida evacuación por un atentado terrorista u otra circunstancia.

La Junta de Seguridad celebrada hace unos días desveló la petición de la Delegación del Gobierno para que se abran nuevas vías de evacuación en la mascletà en Fallas, lo que afectará con toda probabilidad al aforo de la plaza, que a reventar de público y con las calles aledañas puede albergar a 40.000 personas.

Este martes se reunieron responsables policiales con los presidentes de las comisiones Periodista Azzati-San Vicente Mártir, Ribera-Convento Santa Clara y Mercado Central para tratar sobre el traslado de algunas actividades (carpa y zonas de juegos infantiles), así como la misma reubicación de las fallas. Está prácticamente decidido que habrá una modificación de los lugares elegidos para este año por los falleros.

La mascletà que se dispara este martes a las 13.15 horas aproximadamente, según el documento donde figura la modificación, se convierte de este modo en un interesante banco de pruebas para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En el primer protocolo, las calles libres de obstáculos designadas eran, además de la propia plaza del Ayuntamiento, Marqués de Sotelo, San Vicente Mártir en el tramo que desemboca en la plaza de la Reina. También María Cristina y la plaza del Mercado. Ahora se le añaden tres más que completan un mapa que podría replicarse en Fallas.

Es conocido el refuerzo que ha hecho el Consistorio de maceteros y otros obstáculos en las zonas más turísticas, para prevenir atentados realizados por atropellos de viandantes. La mascletà es considerada la zona más sensible en la fiesta fallera, a lo que se suman algunas calles del barrio de Ruzafa.

De ahí que también podrían imitarse el diseño de las cinco vías de evacuación elegidas alrededor de la plaza y otras dos destinadas a la entrada y salida de vehículos de emergencias. Estas últimas se sitúan en Barcas con un pasillo de cinco metros de anchura despejado de público y la calle de la Sangre en toda su anchura. En Fallas esto se produce sólo en la segunda vía.

En cuanto a las vías de evacuación, se ha determinado en el disparo de este lunes que en caso de emergencia el público podrá salir por Periodista Azzati, Lauria, en Llop, Cotanda y Barcelonina. Sobre el papel estarán vacías para facilitar la afluencia máxima si es necesario. La primera vía está inmersa en unas obras de reurbanización, aunque la empresa trabaja a marchas forzadas para retirar todo lo posible el material y acabar las aceras.

 

Fuente: Las Provincias