La Ofrenda: de una comisión a cien mil falleros

Paquita Pérez, primera fallera mayor en entregar su ramo a la Geperudeta. En los primeros años de la década de 1940 se celebraron varios actos de homenaje floral a la Virgen de los Desamparados


La Ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados es hoy en día el acto más emotivo de las Fallas de Valencia, además de ser uno de los momentos más esperados de la semana grande y el más multitudinario. Antes de la Guerra Civil no se celebraba, pero con el reinicio de la fiesta se dieron diversos actos florales en la Basílica de la Virgen de los Desamparados. La Fiesta de la Clavariesa, los valencianos llegados desde Cataluña y Paquita Pérez, de San Vicente-Periodista Azzati, como primera fallera mayor en ofrendar sus flores, marcan el inicio de este popular acto en homenaje fallero a la patrona de Valencia.

En 1941 se celebra la Fiesta de la Clavariesa con un grupo de mujeres valencianas que acuden a la Basílica en la semana de Fallas para llevar flores a la Virgen.

En 1942, la fallera mayor de la actual comisión de San Vicente-Periodista Azzati decide entregar su ramo de flores a la Virgen el 19 de marzo. La céntrica comisión siguió a su representante, que pasaba a la historia como la primera fallera en hacer su ofrenda floral a la patrona de Valencia.

La celebración de estos actos hay que englobarla dentro de un sentimiento popular de devoción hacia la Virgen, como también lo fue la ofrenda que realizaron, por aquel entonces, un grupo de valencianos llegados desde Cataluña en la semana fallera. Así surge una celebración que pronto contaría con la estima de todos y que posteriormente se alargó a dos días para dar cabida a los falleros más pequeños. En 1973 y 1976 la Ofrenda se realizó ante la Puerta de los Hierros de la Catedral por las obras en la plaza de la virgen y en 1987 se estrenaría la actual estructura que recibe las flores de todos los falleros.

Relacionado