La primera y discreta visita de las falleras mayores de València a la Virgen

Rocío Gil y Daniela Gómez aprovechan la visita al Tribunal de les Aigües para entrar en la Basílica y ver la imagen de la patrona, a la que visitarán repetidamente este año

Las oportunidades están para aprovecharlas y las vivencias, también. Las falleras mayores de València, Rocío Gil Daniela Gómez, comprobaron de primera mano lo que supone pasar por un centro neurálgico como la Plaza de la Virgen, vestidas de valencianas. Sucedió cuando ya se había disipado la expectación tras la visita al Tribunal de les Aigües. No era un día especialmente concurrido en tan céntrico espacio, pero, en un visto y no visto, ambas quedaron “atrapadas” por todas aquellas personas que pidieron hacerse fotografías con ellas. No es una cuestión baladí ni debe sorprender: hubo un tiempo en el personas avispadas intentaron hacer negocio ofreciendo posar con una pareja vestidos de valencianos.

Es el visitante a esta plaza sobre todo alguien ajeno a la cotidianeidad del “cap i casal”. Por lo que no fueron pocos los que pidieron las fotos sin saber que Rocío y Daniela son las grandes protagonistas de la fiesta fallera. Y es verdad que aún no llevan bandas y que sus caras están en proceso de asimilación para los que conocen las fallas sólo tangencialmente. Pero una vez más, la imagen de dos jóvenes vestidas con la indumentaria tradicional fue motivo suficiente para ser carne de posado fotográfico.

Rocío y Daniela aprovecharon la ocasión para entrar en la Basílica y hacer una visita a la Patrona. En los próximos meses repetirán la entrada en momentos especialmente emotivos: la exaltación (al acabar la infantil), la Crida y las ofrendas. En esta ocasión símplemente entraron por la puerta trasera y se quedaron discretamente en la última fila. Era simplemente para vivir el momento.

Rocío en particular tiene una historia curiosa dentro de su carrera fallera: no sólo ha conocido ya experiencias por su paso en la corte infantil. También protagonizó una de las ofrendas más curiosas que hacen las fallas: a primera hora de la mañana del 1 de enero de 2017 estaba allí, con un ramo de flores. Como fallera mayor de una de las comisiones de la Federación de Primera A protagonizó un ritual que tiene lugar desde hace años, que es realizar la primera ofrenda fallera, en las primeras horas (de “Primera”) del primer día del año.