Lactancia materna, un reto también para los profesionales sanitarios

«Cada vez la formación en lactancia materna por parte de los profesionales de la salud es mayor, aunque todavía queda mucho camino por recorrer». Desirée Mena, enfermera, doctora, profesora en el Grado de Enfermería y en el Máster en Ciencias de la Enfermería de la Universitat Jaume I, es la directora del curso de «Especialización en Lactancia natural, un reto profesional» que se imparte desde este mes de octubre en esta universidad de Castellón.

Explica que actualmente, en España, las mujeres embarazadas llevan un control de su embarazo y paren, mayoritariamente, en el hospital. Posteriormente, con el bebé, acuden de forma periódica a la consulta de pediatría para iniciar, si no hay mayor problema, el programa del niño sano. «Ello confiere a esta etapa, un gran camino donde mamá y bebé se encuentran constantemente rodeados de profesionales sanitarios: matronas, enfermeras, pediatras, etcétera».

Se trata de profesionales que deberían conocer las directrices generales y las recomendaciones mundiales emitidas por organismos como la OMS o Unicef o la Asociación Española de Pediatría sobre la Lactancia Natural (LN). Sin embargo, «se aprecia que no se tiene un conocimiento sólido acerca de la LN» y así lo demuestran diferentes estudios que además, asocian precisamente que cierta tasa de abandono de la lactancia materna de las madres está asociada a la falta de conocimiento de los profesionales.

Para paliar este déficit de formación, Mena ha puesto en marcha un curso dirigido a profesionales sanitarios, así como a estudiantes de últimos cursos que tengan pendiente de superar menos de 30 créditos ECTS y por personas que, sin poseer título universitario, acrediten suficiente experiencia profesional.

La directora de este curso afirma que desde la Conselleria de Sanidad se está haciendo un destacable esfuerzo por promocionar la lactancia materna, sin embargo, la delantera en España la lleva el País Vasco. «Nos lleva unos cuantos años de ventaja a nivel legislativo tanto en protección a la maternidad, al embarazo como a la lactancia. Personalmente, pienso que esta ventaja que nos lleva también se traduce en las cifras de LN de los bebés».

Según las cifras de 2017 del INE, Ceuta y Melilla presentan un porcentaje de LN a las seis semanas de 37,2 por ciento, mientras que el País Vasco se encuentra en un 81,37 y La Rioja en un 84,11 por ciento. Si estos porcentajes los trasladamos a los seis meses, que es el tiempo que la OMS recomienda mantener la lactancia materna en exclusiva, se observa que en Ceuta y Melilla la cifra es de un triste 1,59 por ciento, mientras que en el País Vasco se mantiene en un 39,1.

La Comunitat Valenciana posee unas cifras intermedias, manteniendo la lactancia a las seis semanas de vida del lactante en un 69,65 por ciento, a los tres meses en un 47,7 y a los seis meses en un 25,61; cifras que son realmente pobres en cuanto a defensa y ayuda de la lactancia materna, «dado que muchos de estos abandonos precoces de la lactancia se realizan en contra de la voluntad de muchas madres por diversos factores».

Las bajas maternales juegan un papel importante, de ahí que esta experta califique de «ridículo» que el permiso por paternidad se amplíe hasta las 16 semanas cuando a nivel maternal (y de mujer en general) «seguimos tan desprotegidas». «No tiene ningún sentido. El bebé a quien necesita y no sólo hasta las 16 semanas o incluso hasta los 6 meses sino muchísimo más tiempo es a su madre».

Desafortunadamente no existen cifras de madres que logran mantener la LN tras la reincorporación al trabajo. «No importa si sigues con la lactancia materna, lo que importa es que vayas a producir». Además hay estudios que evidencian que ingentes cantidades de madres no inician la LN porque en breves semanas van a tener que realizar malabares para mantenerla. Además, un estudio publicado el pasado 25 de septiembre en la Breastfeeding Medicine pone en evidencia también que el tiempo de duración de los permisos maternales comprometen seriamente la duración de la lactancia materna. «Y este es un debate muy muy serio, dado que cuando hablamos de lactancia materna, hablamos de salud de los bebés, de la salud futura y, por ende, de salud pública».

Fuente;: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *