Las fallas de 1977

Hay veces que conviene recordar lo que fuimos. Como lo hicimos.
Hay veces en que los recuerdos se borran de la memoria y llega el momento de echar la vista atrás.
Sonreír añorando lo jóvenes que eramos. Mostrar las imágenes perdidas a lo que no habían llegado y unirnos por siempre en la música y el olor a pólvora que un lejano día recorrió las calles de Valencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *