Las murallas cristianas

El recinto amurallado cristiano, fue construido en 1356, durante el reinado del rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso que dio orden al Consejo General de la Ciudad de construir en sustitución de la antigua cerca islámica, un nuevo recinto amurallado, con fin de abarcar los arrabales y barrios formados fuera del antiguo recinto. La nueva muralla, con un perímetro de unos 4 Km. triplicó la superficie interior, que pasó a tener 142 Ha. En ella se abrían trece puertas -distribuidas en Portals Grans y Portals Xics- que permitían el acceso a la ciudad. En su parte exterior la muralla estaba rodeada por un amplio foso y en la fachada recayente al río se reforzó mediante una serie de torres. 

Las murallas se comenzaron a construir en 1356 por Guillem Nebot y se dieron por finalizadas en 1370, pero fue tal la precipitación en su construcción que con posterioridad se hicieron necesarias diversas actuaciones para preservar las mismas. La urgencia venia de la necesidad de fortificar la ciudad con motivo de la guerra con Castilla, conocida como la Guerra de los dos Pedros (1356-1366), entre el rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso y el rey de Castilla Pedro I el Cruel. 

Los “Portals Grans” eran: Puerta de Serranos (norte), Puerta de San Vicente (sur), Puerta de Quart (oeste) y la Puerta del Mar (este). 

Los “Portals Xics” eran el Portal de los judíos (Jueus), Portal de Ruzafa (Russafa), Portal de los Inocentes o de Torrente (Torrent), Portal del Cojo o de las “Setze claus” (Coixo), Portal de los tintes (Tints), Portal Nuevo o de San José, Portal de la Trinidad (Trinitat) y Puerta del Real. A esta relación aún se podrían añadir alguno más ya que dependiendo de las circunstancias y de las épocas fueron abriéndose portillos en la muralla cristiana. 

Las antiguas murallas musulmanas no fueron destruidas sino que se convirtieron en un segundo anillo defensivo. Para mejorar las comunicaciones entre ambas partes de esa muralla se abrieron portales, entre los que destaca porque aun se conserva el Portal de la Valldigna. Con el paso del tiempo esta cerca islámica iría siendo eliminada o bien integrándose en las casas con los materiales de la misma usadas para estas nuevas construcciones. 

En el siglo XVIII los restos de las murallas árabes eran aun muy numerosos, lo que permitió a Pascual Esclapés en 1738 diseñar perfectamente el perímetro de la ciudad amurallada, valiéndose del plano de la ciudad que confeccionó en 1704 el padre Vicente Tosca. 

El derribo de las murallas cristianas fue decretado a pesar de la oposición del estamento militar en el año 1865 por orden del gobernador civil interino don Cirilo Amorós, alegando como pretexto la necesidad de dar trabajo a los numerosos obreros en paro afectados por la crisis de la seda, también por la necesidad de abrir la ciudad a un nuevo ensanche que se volvía necesario y mejorar la salubridad de la ciudad que encerrada en un cerco amurallado axfisiaba a la población peligrosamente. El primer golpe de piqueta se dio el 20 de febrero de 1865 a las 16:30 horas. 

Sin embargo su trazado es hoy perceptible en la Ronda de Circunvalación formada por las calles de Blanquerías, Conde de Trenor, Pintor López, Paseo de la Ciudadela, La Justicia, Puerta de la Mar, Colón, Xátiva y Guillen de Castro. Observando un plano de la ciudad se ver perfectamente por donde corría el itinerario de este muralla cristiana. 

De estas antiguas murallas cristianas, hoy sólo se conservan dos de las puertas de acceso a la ciudad: las Torres de Serranos y las Torres de Quart. El resto fue derribado, de lo cual por cierto aun pueden verse todavía fotografías y litografías de su derribo. 

De los restantes portales, tenemos noticias de ellos por investigaciones arqueológicas, fotografías y litografías antiguas, o por los planos elaborados por el Padre Tosca en 1704, por Antón Van den Wyngaerde en el siglo XVI y Antonio Mancelli en 1608. 

Portal de Serrans (de los Serranos) Se trata junto con las de Quart de una de las dos únicas puertas que sobreviven al recinto amurallado cristiano. www 

Portal de la Trinitat (de la Trinidad) Situada frente al actual Puente de la Trinidad, a la entrada de la calle Salvador. También se la ha conocido con el nombre de Catalans (catalanes), por situarse en el barrio ocupado por los repobladores procedentes de Lérida. Y en menor medida también de la Fulla y de Levante. 

En el siglo XVI estaba formada por dos torres cuadradas gemelas rematadas por almenas unidas por un cuerpo central mas bajo en donde se abría un arco de medio punto. 

Posteriormente la puerta sería transformada y asi en la vista de la ciudad que nos hace Antonio Bergón en 1862 podemos ver que la misma es un simple arco de medio punto con un frontón triangular en su parte superior. 

Portal del Reial (del Real) Situada frente al actual Puente del Real, conducía al Palacio del Real situado extramuros de la ciudad. 

En su origen se componía de una embocadura con un arco abierto en el muro. 

En 1599 la puerta es trasladada de lugar unos metros para hacerla coincidir con el Puente del Real, con el fin de realzar los fastos con ocasión de la boda del rey Felipe III que tuvo lugar en la Catedral de Valencia. Se componía de un hueco en la muralla formada por un arco ligeramente apuntado con un pequeño resalte. 

En 1801 esta puerta fue sustituida por otra de mayores dimensiones, construida en piedra caliza por Juan Bautista Lacorte, natural de Murcia. Estaba formada por tres vanos, los dos exteriores adintelados y el central mayor formado por un arco de medio punto. En la misma podiamos encontrar una lápida con un texto que decía: Reinando Carlos IV y María Luisa de Borbón. Año 1801. En la parte superior se encontraba coronada por las armas de la ciudad. Esta puerta fue derribada junto con el resto de la muralla en el año 1865. 

Una reconstrucción moderna de esta puerta es la conocida como Puerta del Mar, situada en la plaza del mismo nombre. En realidad se trata de un monumento dedicado a los caídos en la guerra civil, de ahí la cruz que figura en el centro y que lógicamente en su modelo original no existía. Nada tiene que ver esta puerta con la que veremos a continuación. 

Portal de la Mar (Puerta del Mar) Situada junto al actual Convento de Santo Domingo. En sus cercanías se encontraba la conocida como Torre del Esperó, que con el tiempo quedaría integrada en el convento. Esta puerta era la salida natural hacia el Mar y en sus inmediaciones se encontraba primero la conocida como Casa de Armas y más tarde como la Ciudadela, que en el fondo no dejaban de ser almacenes de armas y cuarteles militares. 

En el siglo XIX el arquitecto de Alcoy Jorge Gisbert Berenguer, construyó una nueva portada, que se componía de dos arcos de medio punto, con pilastras almohadilladas a uno y otro lado de cada puerta. Se coronaba el conjunto con las armas de la ciudad de Valencia. 

Portal “dels Jueus” (Puerta de los judíos) También se le ha conocido como de Sant Andreu (San Andrés) o de Santa Caterina de Siena (Santa Catalina de Siena). Se encontraba situada en la calle Colón junto al Corte Inglés de Pintor Sorolla. 

Los restos de la Puerta de los Judíos salieron a la luz a consecuencia de las obras de ampliación de la línea del metro de Valencia. En la actualidad y después de ser estudiados se encuentran integrados en la actual plaza junto al gran Centro Comercial. 

La Puerta de los Judíos es la única de las doce puertas situadas en la muralla cristiana de la que se conservan restos, a excepción de las Torres de Serranos y de Quart que se conservan integras. Recibía el nombre de los judíos porque junto a ellas se encontraba el cementerio judío de la ciudad. Sobre el cementerio judío se construyó el Convento de Santa Catalina de Siena y sobre este se construiría posteriormente el centro comercial. También ha recibido la puerta el nombre de San Andrés por un retablo del santo que figuró en ella largo tiempo. Aunque era una de las puertas importantes de la ciudad su acceso daba a terrenos de huerta. 

Junto al portal se encontraba la casa del “peatger” o portaler, que era el encargado de controlar las mercancías y productos de la huerta que entraban a la ciudad para su venta. A partir del siglo XVI se prohibió el paso de mercancías por el Portal y sólo se permitía el acceso a los que lo hacían sin finalidad comercial. Hacia 1689 la puerta fue tapiada y así permaneció hasta su demolición en 1890, sólo abriéndose en contadas excepciones. 

La primera mención del Portal dels Jueus data de 1391, aunque su construcción es probablemente anterior. Su aspecto debía ser parecido al que muestra la ilustración, según los datos recogidos de otros portales de esta época. En 1422 la ciudad decide construir un nuevo portal con dos torres y un puente de piedra para cruzar el foso. En la parte exterior de la puerta se colocó un retablo con la imagen de San Andrés, obra del pintor Berenguer Mateu. En 1607 el portal es transformado en una única torre y junto a ella se construye un baluarte defensivo. En 1890 la puerta es derribada y en su lugar se abre una amplia plaza que con el tiempo recibirán los nombres de plaza del Picadero y actualmente plaza de los Pinazo. 

Portal de Russafa (Portal de Ruzafa) Situado en la calle Játiva cruce con el actual Paseo de Ruzafa. En principio formado por dos torres cuadradas unidas por un cuerpo central intermedio en el cual se abría el acceso a la ciudad. Era el camino natural hacia el arrabal de “Russafa” de donde toma el nombre. Desde 1707 se encontraba clausurada y los vecinos de Ruzafa habían solicitado en repetidas ocasiones su reapertura. 

En 1785 la Ciudad acuerda la propuesta del vecino de Ruzafa Felix Pastor Pavía, para reabrir la puerta, construir un puente que salve el foso y colocar una baranda de protección. En 1786 fue reabierta y se levantó una nueva puertaa puerta formada por un solo cuerpo con un arco de medio punto rematada por un frontón triangular. Obra de Felipe Fontana (* Bolonia 1744 † Madrid 1800) y financiada por Felix Pastor. 

Disponía de dos inscripciones, la situada intramuros de la ciudad decía: En honor de Dios Omnipotente Máximo / año 18 del reinado de Carlos III / El senado y el pueblo de Valencia / abrió esta puerta llamada de Ruzafa / 1786. La segunda inscripción situada extramuros decía: En honor de Dios Omnipotente Máximo / para publica utilidad se abrió esta puerta / en 1786 a expensas de don Felix Pastor. 

Portal de Sant Vicent (Puerta de San Vicente) Abierta en el lienzo de la muralla cristiana, se trataba de un torreón con una puerta adintelada que permitía el paso al interior de la ciudad. Situada en la actual plaza de San Agustín. 

En 1830 fue demolida y en su lugar el arquitecto Manuel Fornés y Gurrea construiría otra formada por tres vanos rectangulares, el central de mayor tamaño que los laterales. Sobre ella se levantaba una estatua de San Vicente Ferrer, patrón del Reino de Valencia por lo que miraba al exterior y otra de San Vicente Mártir, patrón de la ciudad de Valencia, por lo que miraba al interior; ambas obras de Carlos José Cloostermans. 

Portal de Torrent o dels Innocents (Puerta de Torrente o de los Inocentes) Situada aproximadamente en el cruce de la calle Hospital con la calle Guillén de Castro, frente al antiguo Hospital General. Se trataba de una puerta formada por un arco de medio punto abierto en una torre con almenas. También se le ha conocido como Puerta de Santa Lucía por su proximidad a la Ermita de Santa Lucía. 

Portal del Coixo (del Cojo) También ha sido llamado de Sant Joan (San Juan), Setze Claus (dieciséis clavos), del Carbón y de la Encarnació (por estar situada junto al Convento de la Encarnación). Situado en la calle Guillen de Castro cruce con la calle Carniceros. 

Según el plano del Padre Tosca se trataba de una puerta abierta en una torre de las murallas. 

Portal de Quart Se trata de una de las dos únicas puertas que sobreviven al recinto amurallado. www 

Portal de la Corona o dels Tints Recibía el nombre de Puerta de la Corona por su cercanía al convento franciscano de la Corona, y dels Tints (Tintes) porque en sus proximidades se encontraba también el barrio dedicado a la citada actividad. Se trataba de una sencilla puerta abierta en la muralla con un sólo arco de ingreso. Situado aproximadamente en el lugar donde hoy se levanta el Centro Cultural la Beneficencia. El portal fue abierto en 1356 en el momento de construirse la muralla, y en 1646 se cierra, para reabrirlo nuevamente en 1658 e instalándose en la entrada dos barras de hierro con el fin de evitar el acceso de caballerías y carruajes al interior de la ciudad por este portal. 

Portal Nou (o de San José) Fue comenzada en 1390 y terminada en 1474, tenia un cierto parecido con las cercanas Torres de Quart, se encontraba frente al actual Puente de San José y como el resto de las murallas fueron derribadas en 1865. 

Otras puertas o portillos de menor entidad de los que tenemos referencia son: el conocido como Portillo de los curtidores, usado por los artesanos de este gremio para el aprovisionamiento de agua. 

Otras puertas abiertas en la cerca islámica una vez construida ya la muralla cristiana y que se abrieron con el fin de permitir el paso entre los distintos barrios son los siguientes: el portal de la Valldigna (ya citado), portal de N`Espluges o del Trabuquet (calle Salva cruce con calle Universidad); portal de N’Avinyó (calle Aparisi y Guijarro); portal de Sant Jordi o Na Xamorra (calle Portillo de San Jorge). 

Entre las torres conocidas podemos citar la de Ali Bufat, famosa ella, por ser la torre donde dice la tradición fue izado el pendón real como señal de rendición ante las tropas del rey don Jaime I el Conquistador. Se encontraba junto a la puerta del Temple (en época cristiana) o de Ibn Sajar (en época musulmana). 

Otra torre digna de mención es la conocida como de Santa Caterina (Santa Catalina). Construida en 1390, tenía forma cilíndrica y recibía este nombre porque disponía de un bajorrelieve con una imagen de la santa a la que flanqueaban dos escudos de la ciudad. Debajo de ella una inscripción que dice: 

EN LAY: DE LA: “NATIVITAT: DE NOSTRE SENYOR: D: M: CCC: XC: A XII: DE: IUNY: FON COMENÇADA: AQUESTA: TORRA: APELLADA: SANTA: CATARINA 

Derribada la torre en 1772, la lápida fue conservada y puesta en su lugar nuevamente al reconstruirse una nueva torre en 1833. Cuando en 1865 fue definitivamente derribada la muralla y la torre, la lápida fue conservada en los almacenes municipales. 

La lápida con la imagen de la santa y la inscripción, hoy día se conserva en el Museo de Bellas Artes de Valencia. La torre según se puede observar perfectamente en el plano del padre Tosca se encontraría en el cruce de las actuales calles de Na Jordana con Guillen de Castro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *