Los presidentes ratifican por amplia mayoría su negativa al congreso fallero

Un total de 195 dirigentes, de los 227 presentes en el Palau, votan en contra de cambiar el reglamento

Los presidentes de falla ya se han pronunciado. Las comisiones no quieren que se convoque en estos momentos un congreso fallero. En la asamblea extraordinaria celebrada anoche en el Palau asistieron 227 fallas de las más de 340 existentes. De ellas 195 dieron por respuesta un rotundo no, mientras que 21 dirigentes dijeron que sí al congreso y hubo 11 abstenciones. Esto supone que el 85% de los presidentes no querían que se celebrara un cambio del reglamento fallero después de un periodo tan convulso.

Tras al votación, hubo un masivo aplauso y la asamblea se disolvió. El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, que podía haber votado, decidió mantenerse al margen y explicó que «se ha comprobado que el sentir mayoritario de los presidentes es que no quieren un congreso, y yo me he limitado a hacer lo que me había reclamado la asamblea».

Sobre las reacciones de las votaciones, el edil explicó que en abril, cuando empezaron a poner calendario de las reuniones, ya veían venir que la gente no lo quería, «pero no deseábamos quedarnos con la rumorología. Necesitábamos tener pleno conocimiento y se ha podido ver el canto de sirena de los que decían que querían independizarse del Ayuntamiento». Fuset dijo que las Fallas seguirán con su actual reglamento y teniendo como presidente a un concejal del Ayuntamiento.

Por su parte, el presidente de la Interagruación de Fallas, Jesús Hernández, explicó que no había habido sorpresas. «Era lo esperado, incluso se ha superado en cinco votos más en contra a las consulta que hizo la Interagrupación a los presidentes. Estaba claro lo que iba a pasar y ahora hay que centrarse en hablar de Fallas».

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, antes de proceder a la votación, dijo que estos días ha habido tiempo suficiente en los casales para debatir el tema en cuestión y añadió que la votación iba a ser secreta para garantizar la confidencialidad.

Sobre este punto, el presidente de Isabel la Católica pidió que la votación fuera nominal «y así despejamos dudas después de que se haya dicho que los falleros vamos por otro lado». El vicepresidente primero, Javier Tejero, recordó que el artículo 56.2 del reglamento fallero contempla que puede ser secreta, nominal o por asentimiento, pero un presidente, concretamente de Ramiro de Maeztu- Leones, solicitó que fuera secreta y se procedió a votar. Eso sí, hubo que llamar varias veces a los presidentes porque al adelantarse la reunión media ahora algunos no se habían enterado.

Por otro lado, en la tarde ayer representantes de la Interagrupación de fallas y los portavoces de los delegados de sector fueron convocados a una reunión en el Ayuntamiento de Valencia para hablar de un tema vital para las comisiones como son las subvenciones. En este encuentro, dos jefes de sección del Consistorio explicaron a los dos colectivos falleros presentes y al secretario general de la Junta Central Fallera, Ramón Estellés, los cambios normativos que se van a producir para actualizar las leyes estatales sobre subvenciones de fondos públicos.

La nueva normativa se conocerá en breve y obligará a todos los colectivos y a la administración local a trabajar con certificados digitales. Esto supondrá que las ”’ que hasta ahora suele hacer la concejalía de Cultura Festiva, permitiendo a las fallas completar la entrega de algún documento o la realización de alguna rectificación, sea inviable.