Mascletà del 3 de Marzo de las fallas de Valencia 2018: Una obra de arte de la pirotécnica VULCANO

«Una animalada». Así definía ayer el concejal de Comercio, Carlos Galiana, la mascletà lanzada por la pirotecnia Vulcano. Y la verdad es que sus palabras eran muy pertinentes. El numeroso público, que protagonizó el primer gran lleno de este 2018 en la plaza del Ayuntamiento, pudo disfrutar de un gran espectáculo de inicio a fin y que, por primera vez en este año, incorporaba elementos digitales que le dieron, si cabe, todavía más espectacularidad.

La pirotecnia Vulcano es el quinto año que dispara en las mascletas de las fallas de Valencia y un año más lo hace con un espectáculo  innovador, sorprendente y digital que sorprendió a la ciudad de Valencia.

Desde las 4.30 de la mañana y hasta las 9.00  de la mañana, 12 personas han estado trabajando en el montaje de esta mascletà de 6 minutos de duración.

El inicio fue con una traca valenciana de 20 centímetros y después llegaban 3 principios  aéreos con un golpe  final sorpresa que fue  el primer ramo de flores de la ofrenda de flores de Valencia.

Los colores amarillo, azul y rojo envolvieron el cielo valenciano para mostrar este ramo espectacular. Después hubo un principio digital aéreo con descargas, silbatos y truenos

A continuación una mascletà con 5 cuerpos y efectos sonoros como  silbatos, zumbadoras, roncadores y vulcanos que enlazaron con 4 tramos de terremoto y 20 segundos de  final aéreo con 24 puntos en la plaza y alrededor de 200-250 truenos de aviso hicieron de este sonido un espectáculo pirotécnico final explosivo y único.

La felicidad del pirotécnico José Luis Giménez al acabar la mascletà, tras ser aplaudido y ovacionado por todos los presentes, estaba también muy justificada. Había sido una mañana de incertidumbre por el viento y por la amenaza de lluvia, pero ninguno de ambos elementos fue suficiente para impedir que los cohetes de todo tipo llenarán los cielos e hicieran retumbar el suelo de la plaza. Y menos mal que así fue porque gran parte de la grandeza del lanzamiento de ayer estaba, precisamente, en el cielo, con unos aéreos que no solamente retumbaban con ritmo, sino que sorprendían con vivas tonalidades formando un bouquet de flores o los colores de la Senyera.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *