«Me acabo de jubilar y lo he perdido todo»

«No pensé que las llamas pudieran llegar a mi casa», explica por teléfono a este periódico Mentxu. Su vivienda en la urbanización Las Cumbres, en Marxuquera (Gandía), ha quedado arrasada por el incendio de Llutxent. «Me acabo de jubilar y he perdido mi única vivienda. Lo he perdido todo. ¿Qué hago ahora?», se pregunta. «Todo el mundo te da ánimos, te ofrece su ayuda. Pero es que he perdido lo único que tengo. El techo de la primera habitación está en el suelo. Hacía poco que acabábamos de acristalar y está todo reventado. En la habitación donde tenía la máquina de bici y de spinning no ha quedado ni un tornillo. Todo está calcinado salvo una habitación que está ahumada». Fueron a coger «cuatro cosas, porque el primer día nos fuimos con lo puesto». «Unas cuatro o cinco casas de la urbanización están devoradas por las llamas. El fuego ha pasado a la urbanización Montepino que hay detrás, está todo arrasado». Mentxu no entiende por qué cuando llamaban a la policía no les «decían nada. No nos dejaban pasar, pero tampoco nos informaban». «Esto es horrible. Te quedas sin nada. Sé que lo importante es que estás vivo, pero es que nos hemos quedado sin nada por lo que hemos trabajado toda la vida. Hemos ido a dejar comida a las gatas por si van a la casa y a coger medicinas. Cuando nos dijeron que teníamos que desalojar cogimos a las dos perritas, pero no sabemos dónde están las gatas, están desaparecidas», añade Pao.

Fuente;: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *