Paulo Guedes, el «Chicago boy» de Bolsonaro que adora los mercados financieros

A sus 69 años, el economista ultra liberal Paulo Guedes se ha convertido en el hombre del que todos hablan ahora en Brasil, inmediatamente después de su mentor y jefe de filas, Jair Bolsonaro. La presencia de Guedes en el equipo del ex militar es lo que está haciendo que los mercados reciban con subidas la victoria en primera vuelta del dirigente ultraderechista, y más aún la previsión de que esa victoria se repita el próximo 28.

En una reciente encuesta de Bloomberg, banqueros y empresarios coincidían en rechazar la política económica del PT, por continuista y estatalista, al tiempo que acogían con esperanza la propuesta económica de Bolsonaro con Guedes.

Ciertamente Guedes se ha convertido en el segundo de abordo del capitán, lo que quedó bien claro al día siguiente de la victoria, al aparecer Bolsonaro en uno de sus habituales vídeos en las redes sociales junto a su «gurú», y no con su vice Hamilton Mourao, ex general en la reserva con quien parece contar cada vez menos.

¿Quién es Guedes? El fundador de BR Patners, Ricardo Lacerda, banquero especializado en el análisis económico, considera a Guedes un economista brillante con una visión muy lúcida de la economía, pero «sin ninguna experiencia en la gestión», pues nunca participó en gobiernos ni dirigió grandes corporaciones.

En su currículum destacan varias cosas: uno, que es doctor en Economía por la Universidad de Chicago; dos, que fue profesor de Economía en la Universidad de Chile, país al que casi todo el mundo reconoce el mejor desarrollo económico de América Latina; tres, que fue fundador del banco Pactual y del Instituto Millenium; y cuatro, que fue presidente de Bozano Investimentos.

Lacerda tiene razón. Guedes, tras su paso por la Universidad de Chicago, decidió que no sería profesor de universidad en Brasil, y también que no iba a ocupar cargo público alguno en la Administración. Resolvió entonces dedicarse al mercado financiero, el banco Pactual, y a empresas de inversiones, lo que le permitió amasar un patrimonio que el mismo Guedes considera razonable.

Es cierto que también aceptó una plaza en la Universidad chilena durante la dictadura de Pinochet, junto a varios de los colegas con los que tuvo oportunidad de estudiar en Chicago. Allí trabajó codo con codo con los economistas latinoamericanos de los «Chicago boys», muchos de los cuales ocuparon puestos importantes ya no solo en Chile, sino también en otros gobiernos de América del Sur.

El paso de Guedes por Chicago fue fundamental para el enfoque futuro de su visión de la economía, pues pasó de ser un keynesiano convencido a concordar con las ideas ultraliberales de Milton Friedman, de quien fue alumno, y que es hoy reconocido como el segundo economista más influyente del siglo XX, tras Keynes.

Guedes vivió años en Chicago junto a su esposa, becado por el Gobierno de Brasil y la propia universidad, en el mismo distrito en el que posteriormente se alojaría la familia Obama.

Destaca Fernanda Mena en «Folha de Sao Paulo», cómo el «gurú» de Bolsonaro, al contrario que la mayoría de sus colegas brasileños y latinos, que se decantaban por el estudio de las finanzas públicas, se especializó en Chicago en macroeconomía y política monetaria, obteniendo su doctorado por un trabajo en este campo de 63 páginas, que se puede consultar hoy en la biblioteca de la propia universidad.

Si finalmente Guedes se pone al frente de la cartera de Economía y Finanzas de Brasil, tendrá que buscar soluciones para un país que, según las últimas proyecciones, tan solo ganará un 1,3% este año tras haber crecido un tímido 1% en 2017 y que aún sufre los efectos de la profunda recesión de 2015 y 2016, la peor en varias décadas y que dejó una retracción acumulada de cerca del 7%. La mayoría de los candidatos reconoce que el principal desafío económico es el déficit público, que acumuló en los últimos 12 meses un déficit nominal de unos 503.000 millones de reales, equivalente al 7,45% del PIB, que hizo que la deuda bruta del sector público saltara desde el 50% del PIB en 2014 hasta el 77,3% del este año.

La principal propuesta de Guedes es justamente la reducción de la deuda pública en un 20% mediante privatizaciones y concesiones al sector privado. Otra de sus prioridades es eliminar el déficit público y para ello pretende reformar el régimen de jubilaciones y suprimir el impuesto sindical.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo ayer a Efe estar de acuerdo «en gran medida» con las señales que da Bolsonaro en cuanto a abrir la economía brasileña, reducir el déficit fiscal, reformar las pensiones y aminorar el tamaño del gigantesco sector público con «muchas privatizaciones».

También ayer se expresó en favor de las ideas liberales de Guedes el candidato Partido Novo, Joao Amoedo, que tiene decidido apoyar a Bolsonaro.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *