Regresan al Colegio del Patriarca las dos últimas piezas restauradas por Iberdrola y la Real Fábrica de Tapices

Iberdrola, a través de su Fundación en España, y la Real Fábrica de Tapices han concluido el proyecto de intervención sobre los tapices del Colegio del Patriarca, tras la culminación de la restauración de las dos últimas piezas de la colección. Se trata de una serie de seis paños de grandes dimensiones, que datan de principios de siglo XVI, y que fueron donados por San Juan de Ribera al Real Colegio de Corpus Christi, ubicado en Valencia.

Ha sido un laborioso proceso de restauración, al que se han destinado alrededor de 8.000 horas de trabajo para cada pieza. Las principales patologías que presentaban antes de su restauración eran una gran acumulación de suciedad en el tejido, acartonamiento de las fibras, deterioros de tramas, tanto de seda como de lana, roturas de tejido y restauraciones anteriores que camuflaban los deterioros.

Iberdrola, que ha financiado la intervención, encargó a la Real Fábrica de Tapices la dirección técnica y ejecución de estos trabajos, que han consistido en el delicado desmontaje y traslado a sus talleres en Madrid, la elaboración de la documentación de cada uno de ellos, la eliminación de las restauraciones anteriores y un lavado por inmersión. Además, se ha realizado un forrado del tapiz y se ha acoplado un sistema de suspensión para repartir el peso por todo el soporte y evitar la existencia de puntos críticos de tensión.

Tras la restauración de los dos últimos tapices se completa la colección de seis paños. Las otras cuatro piezas permaneces expuestas en esta institución valenciana desde finales de 2016, han generado un gran interés, incrementando el número de visitas.

Esta colección de tapices pertenece a la época de esplendor de las manufacturas flamencas, entre los años 1500 y 1530, y está formada por tres paños de la serie Vicios y Virtudes o Moralidades, otros dos de la serie Parábola de la viña y otro titulado Escenas de la vida de Salomón.

Mejora de la iluminación de la Capilla del Monumento

Uno de los elementos que ha contribuido al desgaste de los tapices ha sido la incidencia de la iluminación, tanto natural como artificial. Para ello, Iberdrola ha llevado a cabo la sustitución del sistema de iluminación de la Capilla del Monumento por luminarias de tecnología Led tanto para iluminar la sala como los propios tapices.

Las nuevas luminarias, además de atender a la eficiencia energética y la futura sostenibilidad de la instalación, permite conciliar los imperativos de conservación con la calidez y homogeneidad de iluminación que exigen estos enormes tapices colgados, cuya conservación preventiva aconseja limitar la cantidad de luces y eliminar la radiación ultravioleta de los sistemas de iluminación convencionales.

Fuente;: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *