Sánchez reconoce que no sabe cómo defenderá al Rey el 17-A

El primer despacho entre Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo enmarcado ayer por la controversia suscitada a cuenta de la reacción del sector rupturista catalán por la presencia del Jefe del Estado en los actos conmemorativos de Barcelona y Cambrils el 17 de agosto. «Nosotros no lo hemos invitado», o «Felipe VI ya no es el Rey de los españoles», son algunas de las afirmaciones que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha dicho en nombre del cómputo de los catalanes. En este contexto, los periodistas preguntaron a Sánchez, en una rueda de prensa que se reprodujo en la página web de La Moncloa, por la respuesta del Gobierno a estos continuos ataques hacia la Corona. El líder del Ejecutivo evadió la pregunta y no habló de una estrategia clara, pero sí defendió la decisión del Monarca de asistir a los actos de Las Ramblas. «El Jefe del Estado acude en representación del conjunto de la sociedad española, para mostrar el respeto, el cariño y la empatía a los familiares», aseveró, convencido de que «con ese mensaje se convoca a la absoluta mayoría de la sociedad catalana y a la absoluta mayoría de la sociedad española».

Asimismo, el presidente del Gobierno dio una primicia: la Reina también estará presente. En la manifestación convocada el pasado año en Cambrils y en Barcelona, sólo asistió el Rey, si bien Doña Letizia le acompañó en la visita a los niños enfermos en los hospitales. «El Jefe del Estado entiende la España plural y la diversidad y siempre ha tendido puentes con Cataluña», afirmó, y pidió «no olvidar el por qué nos congregamos todos, contra el terrorismo y por la solidaridad con las víctimas, no hay fisura posible y ahí vamos a estar todos».

En cuento a la otra noticia que invade los titulares, la decisión de la juez de elevar el caso del máster de Casado al Supremo, el líder del Ejecutivo optó por la cautela y se negó a «entrar a calificar ninguno de los procesos judiciales abiertos». Sánchez se limitó a decir que «Lo que deben hacer los políticos inmersos en estos procedimientos es dar explicaciones a los ciudadanos. Ahí me quedo».

Sánchez y Don Felipe analizaron los «tres ejes de la agenda del cambio», como bautizó el presidente a su programa de Gobierno, entre los que se encuentra la consolidación del crecimiento económico, el plan de empleo digno y la redistribución del crecimiento. «El Gobierno no se va a quedar parado», dijo el Jefe del Ejecutivo, quien anunció que si las Comunidades Autónomas están dispuestas a renovar la financiación antes de mayo el Gobierno no dirá que no, pero con las elecciones autonómicas y municipales en el horizonte, puntualizó: «Hay que ser realistas». Después del encuentro, los Reyes ofrecieron un almuerzo al matrimonio Sánchez en el palacio de Marivent, recuperando la tradición de almorzar con sus cónyuges que interrumpió Mariano Rajoy durante su anterior Gobierno.

Fuente: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *