Sánchez y Merkel pactan más fondos a Marruecos para controlar las fronteras

A la una de la tarde, quince minutos antes de lo previsto, el presidente del Gobierno recibía a su homóloga alemana en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) para iniciar un fin de semana compartido. El principal tema sobre la mesa, la inmigración. Y se trató a pocos kilómetros del principal foco: el Estrecho de Gibraltar. Merkel llegaba con un acuerdo relativo a esa materia bajo el brazo, por el que desde hoy Alemania podrá deportar en 48 horas a cualquier persona que entre en su país y tenga pendiente una solicitud de asilo en España. El presidente resumió brevemente la reunión al inicio de su comparecencia, remarcando la «visión común» sobre «cómo tiene que ser la Unión Europea (UE) del mañana». «Creemos en el avance de Europa y para lograrlo necesita el liderazgo de Alemania y junto a ella España», aseguró Pedro Sánchez, que situó al país invitado «a la cabeza y también en el corazón de Europa». Tanto Merkel como Sánchez rechazaron el racismo creciente en países como Italia, contra el que «hay que posicionarse fuertemente». «Europa no admite retrocesos técnicos», advirtió Sánchez.

Por la situación actual fue inevitable que el encuentro girara casi exclusivamente en torno a la crisis migratoria. «Es un desafío que hay que solucionar de manera conjunta, independientemente que España sea ahora el primer país en llegadas o Alemania uno de los principales destinos de movimientos secundarios. Agradezco el acuerdo para solucionar eso», comentó Merkel, que avanzó que está próximo a cerrarse uno similar con Grecia. Sánchez justificó su firma asegurando que «queremos la solidaridad de los estados miembros pero también asumimos nuestra responsabilidad». Una fórmula, la de la solidaridad, que dentro de nuestro país no va a imponer. Cuestionado sobre si obligará a las comunidades autónomas a participar en el reparto de niños inmigrantes que llegan sin familia, el presidente vinculó cualquier decisión a la disposición de cada autonomía: «Acuerdo va a haber, el Gobierno no contempla otro escenario. Habrá una Conferencia Sectorial en septiembre y estamos buscando esas soluciones». Está prevista para el día 5, y hasta entonces Andalucía –la más afectada, con 3.700 menores llegados solo este año, la mitad de los de toda España– continuará asumiendo casi en solitario esa labor de protección.

Los dos presidentes coincidieron también en señalar a Marruecos como un territorio clave para «frenar el éxodo» desde África a Europa, al que destinarán más fondos. «España, por la cercanía geográfica y por su historia mantiene unos lazos más estrechos, por eso hemos acordado hoy actuar de manera coordinada con el liderazgo español», resumió la canciller. Sánchez, no obstante, eludió concretar a cuánto ascenderá esa colaboración con el país vecino para controlar las fronteras y «reducir el abismo de desigualdad» económica y social. Merkel avanzó que esas negociaciones, similares a las establecidas con Turquía o Libia, se extenderán a Túnez y Senegal.

Ante la cercanía del aniversario de los atentados de Cambrils y Barcelona, que se conmemoran el próximo viernes, Sánchez agradeció «el tono que está adquiriendo la conmemoración». Recordó que «fueron unos atentados que atacaron no solo a la sociedad catalana, si no al conjunto de la sociedad española y europea». «Que todos nos convocamos para estar unidos contra el terrorismo es el mejor de los mensajes que podemos trasladar. Y en eso vamos a estar desde el Jefe del Estado, a la reina y todas las administraciones», zanjó.

Fuente: La Razón

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *