Alexandre Benall, la fuerza bruta del presidente de Francia

La carrera de Alexandre Benalla comenzó con sólo 19 años en el seno del Partido Socialista, para el que fue reclutado tras haber trabajado como guardaespaldas de algunos actores. En 2011, se encarga de la seguridad de la entonces candidata a las primarias Martine Aubry. Tras la victoria de François Hollande, pasa a ser chófer de su ministro de Economía, Arnaud Montebourg. En julio de 2016, llega su gran oportunidad. Se convierte en el jefe de seguridad de Macron durante su campaña.

Tras la victoria electoral del ex ministro de Economía de Hollande, se instala en el Palacio del Elíseo para seguir guardando las espaldas de Macron. Paradójicamente, ahora se ha convertido en su flanco más débil al provocar la mayor crisis de sus 14 meses de mandato. Curiosamente, se tenía que haber casado el sábado, pero se pasó el día detenido antes de ser imputado. «El señor Benalla está atónito por el uso mediático y político de su acción del 1 de mayo contra dos alborotadores que agredían a policías», explicaron sus abogados en un comunicado enviado a TF1. Los letrados afirman que Benalla se encontraba en el lugar de los hechos durante las protestas, invitado por la dirección de orden público de la Prefectura como observador.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *