Aprender a cocinar salud

«La belleza y lo sabroso deben ir de la mano». Para Patricia Restrepo un plato debe tener diferentes alturas, nutrir todos los órganos y llegar a las papilas gustativas. Una filosofía que aplica desde hace años en su restaurante Kimpira y que ahora usa como lema en su nuevo proyecto, la primera Escuela de Alta Cocina Nutritiva de España.

La experta en nutrición y directora del Instituto Macrobiótico de España abre en Valencia un espacio donde aprender a amar y elaborar cocina sana, como la de antes, matiza. «Esto no es moderno, es original, es decir, se trata de volver al origen», defiende en contra de aquellos que opinan que el «boom» de lo saludable es una moda pasajera creada por «snobs» que se pueden permitir pagar tres euros por un kilo de cebollas ecológicas.

«Hay otra forma de comer. Lo hemos olvidado, pero afortunadamente el ser humano recuerda muy fácilmente». Ella ejerce de despertador de conciencias gastronómicas en el único centro de Europa que forma en Gastro Nourish y donde «la alta gastronomía está al servicio de la salud».

«Cada vez es mayor el número de personas que toma consciencia de cómo influye la alimentación en nuestra calidad de vida. En este sentido, la cocina nutritiva se ha convertido en un referente porque pone su atención en ofrecer una dieta acorde con la fisiología de cada persona con el objetivo de optar por alimentos que nutran nuestros órganos, aquellos alimentos que promueven el buen funcionamiento de nuestro organismo y la salud, y eliminar aquéllos que los descargan energéticamente y provocan su mal funcionamiento y, en consecuencia, pueden ser causa de enfermedad».

La Escuela de Cocina Patricia Restrepo, situada en pleno barrio de Russafa en Valencia, espera acoger a un centenar de alumnos al año, «personas con una gran pasión por la cocina y la salud, que aquí descubren cómo la alta gastronomía puede ponerse al servicio del cuerpo empleando alimentos que lo nutran. De esta forma, disfrutamos en el paladar y cuidamos nuestro cuerpo, no solo lo alimentamos».

Entre los diferentes cursos previstos en los próximo meses destacan los orientados a la alimentación infantil. «Los padres tienen cada vez una mayor preocupación por la calidad de la alimentación de sus hijos, no solo quieren que coman, si no que lo hagan bien. Y para conseguirlo, es necesario crear platos divertidos, sanos y con los que disfruten en cada bocado».

En estos cursos se conocerán las claves de la alimentación de los más pequeños y qué tipo de desayunos, comidas o cenas son los más adecuados para mantener alto su sistema de defensas, que cuenten con una buena concentración y dispongan de un nivel óptimo de energía.

Porque a comer sano y rico también se aprende.

Source: Comunitat Valenciana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *