Así es el sistema ruso de misiles Bastión que hoy se ha probado en el Ártico

El Ministerio de Defensa ruso ha hecho públicas hoy las imágenes del primer lanzamiento en el Ártico de su poderoso sistema de misiles Bastión, armado con proyectiles supersónicos P-800 Ónix. La prueba se realizó en la costa de la isla de Kotelny, en la república rusa de Sajá, y los cohetes fueron disparados contra un objetivo que simulaba un grupo de naves hostiles situado a más de 60 kilómetros de distancia de las lanzaderas, en el mar de Láptev.

Este sistema de misiles se ideó como sistema antibuques, aunque ya habría sido utilizado para bombardear objetivos terrestres en Siria, según algunos expertos. Bastión es un sistema dotado de 24 misiles Ónix, diseñados para la interceptación de barcos, y es capaz de proteger el litoral en un radio de 600 kilómetros contra cualquier operación de desembarco del enemigo. Los proyectiles tienen un rango de hasta 300 kilómetros con una trayectoria de vuelo alta-baja y de hasta 120 kilómetros de vuelo baja-baja, según informa el medio online RT.

El primer ensayo tuvo lugar en 2016 y está previsto que hasta 2020 la Armada rusa reciba anaualmente cuatro de estos sistemas de defensa costera Bastión, así como del modelo Bal. De hecho, las primeras unidades llegaron a la Flota del Pacífico, en concreto a las islas de Iturup y de Kunashir, cuya soberanía está en disputa entre Rusia y Japón.

Pero los Bastión también fueron instalados en Crimea, la región ucraniana que Rusia se anexionó recientemente.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *