Bolivia se queda sin la salida chilena al mar

Fuerte varapalo para el presidente boliviano, Evo Morales, quien había hecho de esta demanda su principal bandera de cara a la reelección de 2019. Es el golpe más duro recibido hasta ahora por el Gobierno aymara. Por ahora, Bolivia no tendrá mar. La Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) anunció ayer que de-sestimó la demanda boliviana que reclamaba la obligación de negociar una salida soberana al océano Pacífico vía Chile, perdida hace 139 años tras la Guerra del Pacífico. La lectura del fallo duró poco más de una hora y se leyeron los párrafos más importantes del documento. El escenario final fue el más favorable posible para Chile, al descartar todos los argumentos de Bolivia, con 12 votos contra tres.

La CIJ sostuvo que Santiago ha tenido la disposición de negociar, pero no cuenta con ninguna obligación a hacerlo. El presidente chileno, Sebastián Piñera, celebró la contundente victoria. «Es un triunfo histórico para Chile, para el Derecho Internacional, para el respeto de los tratados». «Evo ha creado falsas expectativas a su propio pueblo y ha creado grandes frustraciones. Todo lo que el presidente les prometió ha quedado rechazado», añadió apuntando directamente a su homólogo boliviano, poniendo de relieve las fuertes diferencias existentes entre ambos presidentes.

La Paz basó parte de sus argumentos jurídicos en que Santiago ha accedido a discutir el tema marítimo en varias ocasiones a lo largo de los últimos cien años. Esos diálogos, aunque infructuosos, le habrían ocasionado a Chile una obligación de seguir negociando, según el país altiplánico. Sin embargo, la Corte consideró que son insuficientes para constituir una obligación de negociación. Por su parte, Chile argumentaba que el tratado de 1904 ya fijó las fronteras entre los dos Estados y que las reclamaciones bolivianas de acceso soberano al mar supondrían, en la práctica, una sesión de territorio, opción que no estaría sobre la mesa.

Morales, quien llevaba insistiendo en esta demanda desde 2013, aseguró que su país no renunciará a sus intenciones de conseguir una salida al mar: «Bolivia nunca va a renunciar a [encontrar una solución a] su enclaustramiento. El pueblo boliviano y el mundo saben que mediante una invasión hemos sido arrebatados del acceso soberano al Pacífico».

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *