Casado blinda su liderazgo: más del 93% volvería a votarle

Pablo Casado aprueba con nota el examen de sus votantes un año después de ser elegido presidente del PP. El 78,1 por ciento ve positivo su mandato, mientras que sólo un 9,5 por ciento lo valora como negativo. Por edades, los mayores de 54 años son los que le conceden una mejor nota, y las peores puntuaciones le caen del segmento de votantes que tienen entre 35 y 54 años, con diferencias de tan sólo décimas con los más jóvenes, según el sondeo de NC Report realizado entre el 15 y el 18 de julio.

En cuanto a la actualidad política, los votantes del PP se declaran mayoritariamente en contra de que su partido pudiera abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez para facilitar que se ponga en marcha la Legislatura. Tan sólo un 6,5% de los encuestados se declaran partidarios. Una cifra que toma más valor si se tiene en cuenta que en los últimos días ha crecido la presión sobre el PP para que «por razón de Estado» colabore en la puesta en marcha del Gobierno de Sánchez. Incluso en Moncloa han hecho el cálculo de que en septiembre la situación política en Cataluña por la sentencia del juicio del «procés» desbloqueará la negativa del PP y de Ciudadanos a abstenerse, si fuera necesario en el caso de que resulte fallida la sesión de investidura de la próxima semana.

Casado se presentó a la campaña electoral con el «no» a Pedro Sánchez, y ésta es la posición que ha mantenido hasta ahora en todo momento. Una decisión que valida su electorado. En general, la gestión de la etapa abierta tras el largo proceso electoral es bien vista por los votantes populares. Hasta un 93,5% asegura que volvería a votar de nuevo al PP si se repitieran las elecciones. La negociación de los pactos municipales y autonómicos entre PP, Cs y Vox ha sido lo más relevante de estos últimos dos meses en la actividad política y el votante del PP parece que se siente satisfecho con cómo Génova ha liderado estos acuerdos. Los datos de la encuesta confirman lo que se percibe dentro de los partidos. El PP es, sin duda, el que se siente más cómodo en este escenario, y los votantes populares se identifican con esa comodidad con la que su partido ha manejado la negociación con las otras dos fuerzas del centro derecha. Hasta un 74,5 por ciento apoya el pacto con Vox. Cuanta más edad tiene el votante, más respaldo a este acuerdo, y cabe tener en cuenta que proporcionalmente el PP tiene más apoyo entre los mayores de 50 años que entre el voto joven. El pacto con Vox lo rechaza el 15 por ciento.

Los datos del sondeo también dicen que la mayoría de los votantes populares perciben que ahora el PP defiende con más intensidad sus valores tradicionales, hasta un 60,5% responde afirmativamente. Son los más jóvenes y los de mediana edad los que ven al PP más identificado de nuevo con sus esencias. Mientras que los mayores de 54 años son los que echan más de menos una posición más firme en la defensa del ideario tradicional del partido, si bien se declaran satisfechos el 57,2%. Porcentaje que en los menores de 34 años asciende al 63,3%.

Los votantes se mueven en la franja entre la derecha y el centro, con una mayoría que se siente y quiere estar en la derecha. La encuesta confirma la división respecto al posicionamiento ideológico que da sentido al debate estratégico que ha afrontado el PP en las elecciones por la competencia con Vox y con Cs, y que sigue estando latente, aunque Casado ya no esté sometido a la misma presión fiscalizadora al no haber comicios, en principio, en la agenda. De los encuestados, el 50% sitúa al PP en la derecha; un 31% lo define en el centro derecha; y un 15% en el centro. El PP necesita coger votos de todo este espectro para ser un partido de Gobierno. Por áreas de gestión, el «centro» se reivindica para cuestiones económicas, hasta un 61,5% Porcentaje que baja hasta moverse en la franja del 25-20% en seguridad, pensiones, unidad de España, servicios públicos o reformas.

Por último, en la pugna por el liderazgo del centro derecha entre Casado y Albert Rivera, los votantes del PP no creen que el presidente de Cs sea una amenaza para Casado. Un 53,5% contra el 35 por ciento que asegura que sí puede ser una amenaza.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *