Casado pone como línea roja las autonomías para negociar con Vox

El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, anunció este lunes que su formación política quiere propiciar un cambio político en Andalucía junto a Ciudadanos y Vox y advirtió de que si llega a la Presidencia de la Junta piensa «abrir puertas y ventanas y levantar alfombras» tras casi cuatro décadas de mandatos socialistas.

Casado lanzó este mensaje en rueda de prensa en la sede nacional del PP tras una reunión a puerta cerrada del Comité Ejecutivo Nacional en la que se analizó el resultado de las elecciones autonómicas andaluzas, que han deparado una posibilidad de cambio tras cuatro décadas de gobierno socialista si suman sus escaños PP, Ciudadanos y Vox.

El líder de los populares ha confirmado que ha hablado con los líderes nacionales de Ciudadanos, Albert Rivera, y Vox, Santiago Abascal, para empezar a negociar, mientras que Moreno ha hablado ya con el candidato de Cs, Juan Marín, aunque no lo ha hecho aún con el de Vox, Francisco Serrano.

Tanto Moreno como Casado han insistido en que es posible pactar con Vox y, en palabras del candidato, «si hay voluntad» para que el cambio se produzca «no se puede frustrar» esas expectativas de los ciudadanos porque supondría una «traición en toda regla» por parte de Ciudadanos. Además, Moreno ha señalado que Vox sería «severamente penalizado en términos electorales» si no les apoya.

Sus líneas rojas en la negociación con Vox serán evidentemente, ha subrayado, el respeto a la Constitución de 1978, por la que se rigen España y Andalucía.

Pablo Casado ha rechazado el «cinismo» de la izquierda que reprocha ahora a los populares que quieran pactar con Vox cuando es el PSOE el que ha llegado a acuerdos con Podemos, «el partido más radical».

«Vox no ha gobernado en ningún sitio y Podemos sí», ha constatado Casado, tras lo que ha criticado que se escuche a tanta gente hablar de la formación de extrema derecha como «un partido peligroso» cuando es la formación morada la que ha «defendido la historia criminal etarra».

«Vamos a ver lo que proponen», ha dicho Casado, quien ha asegurado que el PP ha dejado claro que la Constitución «no se va a tocar» y tampoco acepta en absoluto la supresión de las autonomías.

Pero sí ha apuntado que se pueden «reforzar competencias» estatales y ha señalado que pueden pactar en cuestiones como la bajada de impuestos, la defensa de la unidad nacional, la lucha contra la corrupción y la mejora de los servicios sociales.

Casado ha considerado que Vox no solo ha recibido apoyos de votantes anteriores de PP y Ciudadanos, sino también del PSOE y de Podemos, así como también de electores que se abstuvieron en la anterior cita electoral.

Se ha tratado de un «movimiento transversal» de votos que demuestran que en España hay una gran mayoría social que quiere que los políticos hablen «claro», ha asegurado.

Agencias

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *