Cazado cuando fingía ser un diplomático en misión internacional

Como en una película de espías protagonizada por un agente especial de poca monta. Esa es la historia rocambolesca de Francesk G, un ciudadano albanés que fingía ser un policía de misión internacional de la ONU en Valencia.

Pero si los malos van al cine, las Fuerzas de Seguridad, también. Así que al farsante le bajó el telón de su teatro una patrulla de Policía con mucha astucia.

Según cuenta el diario «Las Provincias», el detenido se hacía pasar por diplomático para evitar que lo multasen o registrasen su vehículo.

Pero esta vez, cuando Francesk G. mostró su acreditación del Comité Internacional por la Protección des Droits de L’Homme (CIPDH), los agentes no le creyeron (unos días antes, compañeros del Cuerpo de la población vecina de Alboraya no tuvieron el mismo buen ojo y le dejaron marchar sin una multa por mal aparcamiento).

Sin embargo, en esta ocasión, tras comprobar su pasaporte, el permiso de circulación del vehículo (un Range Rover Sport) y las placas de la matrícula con el emblema de la ONU, los agentes de la Séptima Unidad vieron que nada de ello correspondía a ningún funcionario gubernamental de Albania.

Así que el falso diplomático acabó con sus huesos y su historia en las dependencias de la Inspección Central de Guardia y tras su paso por el juez de guardia, el albanés quedó en libertad provisional a la espera de juicio.

El Range Rover Sport permanece en el depósito municipal hasta que se aclare su procedencia y propietario.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *