Cuenta atrás para entrar en la corte de 2020

valencia. Es una carrera de fondo y exige entrega hasta el último día. Ese es el proceso que están viviendo 73 jóvenes y 73 niñas de Valencia que quieren formar parte de la corte de honor de la fallera mayor de Valencia de 2020. Las pruebas comenzaron la primera semana de septiembre y el resultado se conocerá en la gala de la Fonteta que se celebrará este sábado.

Uno de los objetivos de los dos jurados es que las candidatas se lleven un buen recuerdo y que sigan aprendiendo del mundo de las fallas y de fiestas hermanas.

El primer reto fue el jueves 5, cuando todas tuvieron que posar en una foto de familia ante la prensa, pero esa misma tarde, las mayores ya tuvieron que conversar con las compañeras para luego resumir las vivencias y curriculum fallero de alguna de las compañeras.

Los padres de las niñas consultaron dudas con los progenitores de la corte 2019

Al día siguiente, las mayores tuvieron descanso, pero las niñas ya acudieron al casal de Cuba-Literato Azorín para merendar. El código de etiqueta o la indicación que se les dio es que iban a hacer un simulacro de la inauguración de un casal. De este modo, el jurado podía tomar nota del ‘look’ elegido para la ocasión. Las niñas también escucharon a las compañeras para luego resumir sus vivencias y subieron al escenario para hablar sobre temáticas como quién les había ayudado a elegir la tela del traje de sus presentaciones o quién les vestía o peinaba.

En el primer fin de semana de pruebas, las candidatas adultas tenían una cita con sus jurados vestidas de valencianas y con un moño. Por la mañana visitaron el museo de la Semana Santa Marinera de Valencia, en el Canyamelar, donde miembros de la Junta Mayor explicaron la tradición marinera. La atención y el interés prestado sumaban puntos.

Un momento colorista fue cuando las 73 candidatas se dirigieron en pasacalle hasta el mercado del Cabanyal, donde fueron la sensación. Vendedores y clientes no dudaron en piropear a las falleras. El jurado, en este caso, buscaba ver la reacción de las candidatas y el cariño o relación que mostraran al público presente en la instalación.

Ya en horario de tarde, acudieron a un salón de eventos para mostrar sus dotes de oratoria, ya que tenían hacer discursos o explicar aspectos falleros propuestos por el jurado. Las posibilidades de las temáticas dependían de la suerte, ya que tenían que extraer un número que correspondía a un supuesto. Bien podían explicar qué era un espolín, que hicieran un discurso como si les impusieran el ‘ninot d’or’ del gremio o que hicieran la despedida como fallera mayor de Valencia. No faltó el sonido del Himno, que tuvieron que interpretar en el acto y acabaron la jornada con las manos sonrojadas de tanto aplaudir.

Las niñas visitaron el centro de Calvestra el sábado 7, donde disfrutaron de la aventura y, al día siguiente, fueron las preseleccionadas mayores. Muy importante en ambos casos era comprobar si las candidatas eran puntuales a la cita matinal.

Las candidatas infantiles el domingo 8 acudieron al casal de Zapadores. La indicación era asistir vestidas de valencianas y con un moño. Tenían que llevar aquel objeto que para ellas fuera su tesoro fallero. No faltaron las cajitas con cenizas de la falla, la banda de fallera mayor de la comisión o medallones de la Virgen.

El lunes 9 las niñas tuvieron descanso, por coincidir con el inicio del curso escolar, pero al día siguiente los padres pudieron compartir una tarde con los padres de las cortes de 2019 para conocer la experiencia del año y tomar buena nota.

Las mayores cumplieron con el protocolo de las entrevistas personales hasta el jueves. Como anécdota, algunas se prolongaron hasta las 23.30 horas y los padres de las infantiles también asistieron a las entrevistas de miércoles a viernes.

El sábado 14 las candidatas infantiles tenían que asistir vestidas de valenciana, en esta ocasión con tres moños, y con algo de merienda al casal de Gayano Lluch. Comieron paella; leyeron un párrafo de un texto en valenciano y tuvieron que hacer supuestos como explicar qué es el cant de l’estoreta, la Crida o dar un discurso de la Exposició del Ninot. En el caso de las mayores, visitaron el museo fallero, para conocer los distintos estilos y contestar un cuestionario fallero. Una de las preguntas que se coló era qué medidas han adoptado recientemente los artistas falleros?, en referencia a la reducción de los volúmenes de falla para tratar de mantener los talleres. También se preguntaba por conceptos como qué es un ‘sacabuch’.

En la matinal del domingo las niñas visitaron el museo Príncipe Felipe y se hicieron fotos y, por la tarde, ya de particular, en Sueca-Literato Azorín merendaron y pusieron en escena miniobras de teatro creadas por ellas o playbacks. Las mayores fueron de visita al IVAM y, por la tarde, hicieron de entrevistadoras a siete componentes de cortes de otros años para preguntar inquietudes, concretamente a Laura Fabra (corte 2018); Lourdes Theureau (2015); Carolina Barranco (2006); Yolanda Ferrer (1991); Mayra Piqueres (2005); Mari Cruz Beltrán (2007) y Vanessa Juan (1997). Y ayer fueron al teatro fallero.

El jueves comenzarán los ensayos en la Fonteta y ese día o al siguiente se hará la merienda o cena de hermandad con los jurados.

LAS PROVINCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *