Detenidos yihadistas y evitado atentados contra iglesias, comisarías y embajadas

No todo son malas noticias en el mundo del yihadismo. Las Fuerzas de Seguridad de distintos países, que combaten este fenómeno criminal, han logrado diversos éxitos que hay que destacar en unos momentos en que los terroristas, en especial Daesh, han incrementado su actividad dentro de la estrategia de guerra de “expansión” y “desgaste”.

Ayer mismo, la policía indonesia arrestó al máximo cabecilla de la banda yihadista Yemaá Islamiya (YI), Para Wijayanto, autor, entre otras acciones criminales, de los atentados de 2002 y 2005 en la isla de Bali. Wijayanto fue detenido en un hotel de Bekasi, ciudad satélite al este de Yakarta, tras pasar más de 15 años como fugitivo. Esta operación se produce después de que las autoridades detuvieran a 12 miembros de YI desde el 7 de mayo, entre los que se incluyen varios “retornados” que habían pasado por Siria, grupo yihadista perpetró el 12 de octubre de 2002 el peor atentado ocurrido en Indonesia en las últimas décadas, en el que murieron 202 personas, en su mayoría extranjeros, y en 2005 otro ataque en el que fallecieron 23, ambos en la turística isla de Bali. El grupo no estaba muy activo pero representaba un peligro potencial.

India ha anunciado en las últimas horas la detención de más de 150 militantes y simpatizantes de Daesh.

Por su parte, la Policía de Australia arrestó hoy a tres personas, presuntamente vinculadas a Daesh, en varios barrios de Sídney. Se les imputarán delitos criminales, como pertenencia a banda terrorista o intenciones de atentar en Australia. Entre los objetivos figuraban iglesias, comisarías y embajadas.

La Policía antiterrorista belga detuvo a un hombre al que la Fiscalía federal acusa de haber intentado atentar contra la embajada de Estados Unidos en Bruselas.

A todo esto hay que añadir, dentro del balance positivo de las Fuerzas de Seguridad, que España es el país de la Unión Europea en el que más personas han sido arrestadas por estar implicadas con el terrorismo yihadista, con más de 690 detenidos en la última década, según un informe del Instituto de Seguridad y Cultura titulado “La Amenaza de los Retornados del Estado Islámico: Preocupación para España y para la Unión Europea”.

El informe aborda el estado de una cuestión, la de los retornados, que supone una amenaza real para España, el conjunto de la Unión Europea y los países de su entorno, como Marruecos, Argelia o Túnez, ya que en su momento de mayor esplendor, Daesh llegó a acoger a unos 30.000 “combatientes extranjeros”, de los cuales 5.000 procedían de Estados miembros de la Unión Europea.

En España existe un “semillero”, que se alimenta fundamentalmente de su proximidad con Francia en el norte y Marruecos en el sur, al tener en cuenta que de la zona magrebí se desplazaron unos 7.000 combatientes extranjeros (FTF).

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *