El acuerdo para no atacar Idlib trunca el sueño de Asad

La oposición siria saludó ayer la decisión de Rusia y Turquía de crear una zona desmilitarizada en la línea de contacto entre la oposición armada y las tropas sirias de Idlib. El portavoz de la opositora Comisión Siria para las Negociaciones, Yahya al Aridi, aseguró que este acuerdo es «beneficioso tanto para Ankara como para Moscú», y que la zona desmilitarizada «protegerá a más de tres millones de civiles».

En la misma línea se expresó Mustafa Sejari, un oficial del Ejército Sirio Libre (FSA): «El acuerdo para Idlib preserva vidas de civiles y evita que sean blanco directo del régimen. Entierra los sueños de Asad de imponer su control total sobre Siria», dijo el oficial rebelde a Reuters.

«Esta área permanecerá en manos del Ejército Sirio Libre y obligará al régimen y sus partidarios a iniciar un proceso político serio que conduzca a una transición real que ponga fin al régimen de Bachar al Asad», señaló Sejari.

Este acuerdo para crear una zona de amortiguamiento podría acabar con las aspiraciones de Bachar al Asad de reconquistar todo el país. Sin embargo, después de casi ocho años de guerra se ha visto que los acuerdos son frágiles y fáciles de romper por parte de Damasco.

Aún así, el régimen sirio ha hecho públicas sus buenas intenciones y ha asegurado que respetará el cumplimiento del memorando sobre la estabilización en la provincia septentrional fronteriza con Turquía.

También, el Ministerio de Exteriores iraní calificó como éxito de «una diplomacia responsable» la decisión de establecer una zona desmilitarizada en Idlib.

Por su parte, el embajador de Siria en el Líbano, Ali Abdul Karim, reiteró la desconfianza de su gobierno hacia Turquía, un importante respaldo de la oposición siria que ha desplegado tropas el noroeste de Siria.

«Lo veo como una prueba para tantear la capacidad de Turquía para comprometerse con esta decisión e implementarlo. Están bajo presión ahora y creo
lo intentarán», consideró el embajador sirio en una entrevista a la cadena libanesa prosiria al-Jadeed.

«No confiamos en Turquía, pero es útil para que Turquía pueda llevar a cabo esta lucha para librar a estos grupos de sus armas. Turquía podría manejar esta responsabilidad y esto sería útil», opinó Abdul Karim.

El próximo 15 de octubre comenzará a aplicarse los términos del acuerdo para la creación de la zona desmilitarizada en Idlib de entre 15 y 20 km, que será controlada por las fuerzas turcas y la policía militar rusa.

A pesar de que Rusia, el mayor aliado exterior de Asad, se ha estado preparando para una ofensiva en la ciudad de Idlib, asegura ahora que no habría una ofensiva. Para Erdogan, que temía otro éxodo transfronterizo de refugiados sirios a Turquía, donde ya han pasado 3,5 millones, el acuerdo permitirá a los partidarios de la oposición quedarse donde están y evitar una crisis humanitaria.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *