El Ayuntamiento de Valencia debe recoger aún las naranjas de 8.400 árboles

Las contratas sólo han recolectado los frutos en 1.623 ejemplares debido a la bajada en la plantilla de las brigadas

Dos simples cifras reflejan el retraso acumulado en la recogida de la naranja amarga. El Ayuntamiento ha actuado en 1.623 árboles pero todavía le queda hacer lo mismo en 8.473 ejemplares. La demora está provocando que la mayor parte de la fruta acabe pisoteada, sea un riesgo para los viandantes y perjudique la imagen de la ciudad.

El naranjo fue el tipo de árbol elegido por el Consistorio hace años para que predominara en todas las calles, aunque requiere un mantenimiento y la recogida anual de las frutas. Los datos proceden de una pregunta en la comisión de Medio Ambiente de la concejal del grupo popular Lourdes Bernal, quien se quejó ayer de los plazos dados por el gobierno municipal el pasado enero, cuando dijo que el plazo para la recogida iba a ser aproximadamente de tres meses.

«La señora Soriano tiene la patología de Pinocho. Da unos plazos y siempre los incumple y además por escrito, sin tener vergüenza ninguna. Se pasa la vida parcheando y sólo gestiona cuando se ve acorralada», afirmó, para subrayar que «lo que más me preocupa es que si no puede solucionar el tema, acabará talando los naranjos».

Comunidad Valenciana. Valencia 24 de Febrero de 2017 . Naranjos en la calle Chiva. Fotograf?a de: Damian Torres

Las respuestas dadas al grupo popular desglosan las calles donde se han recogido los frutos, que son trasladados a vertederos porque carecen de cualquier vía de comercialización. En los barrios de Ciudad Jardín y la Carrasca es donde más han adelantado los trabajos. La actualización de los datos de la campaña ha sido, según la respuesta de la concejalía, acabar en abril.

En cuanto a los barrios donde hay más pendientes se cita los barrios de Cabanyal y Canyamelar con 423 árboles donde no se ha recogido. En la Ciudad Fallera son 195 ejemplares, mientras que en Orriols se alcanza los 342 naranjos a falta de la recolección anual.

Bernal insistió en que «dijo que en marzo acabaría la recogida de la naranja y hay calles donde todavía es un problema para las personas mayores. Deberían priorizar la recogida en aquellos lugares sensibles como colegios y centros de mayores o residencias de ancianos».

En su opinión, la delegación de Parques y Jardines «tiene mucho más presupuesto, pero no lo saben gestionar. Esperemos que no tenga que devolver parte como lo hizo en 2016 con tres millones de euros».

Acerca de los medios que disponen las contratas, se contesta que hay dos brigadas en cada zona (hay dos en la ciudad), que se han reforzado con seis puestos para la campaña de recogida. El pasado año fueron 20 trabajadores, lo que explica la demora. Las empresas hacen pruebas con maquinaria especializada para acelerar los trabajos como unas que agitan las ramas.

[wp_ad_camp_1]