El Consell presume de unos fondos que llegan todos los años

El pasado jueves a última hora de la tarde la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Ministerio de Hacienda anunció que la Comunitat Valenciana recibirá un total de 860 millones de euros de forma inminente. Las reacciones desde la Generalitat Valenciana no se hicieron esperar. El presidente, Ximo Puig, declaró esa misma tarde que el Gobierno central ha cumplido con este anuncio con su compromiso de asegurar la tesorería a la Generalitat valenciana hasta finales de año.

Lo cierto es que el gesto del Gobierno en funciones no es, ni de lejos, nada nuevo. De los 860 millones anunciados, un total de 365 millones corresponden al denominado ahora «extra» FLA, es decir, el excedente del Fondo de Liquidez Autonómica. Dicho reparto del sobrante de este fondo se viene realizando desde el primer año de existencia del mismo, es decir, desde 2012.

Es costumbre que al llegar el último trimestre del año el Gobierno reparta entre las autonomías adheridas al fondo el remanente de estas líneas de ayuda.

El año pasado, por ejemplo, en el mes de octubre el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, anunció la llegada de 157,2 millones de euros. Pero antes, en el mes de julio, el propio conseller de Hacienda, Vicent Soler, informó de que el Gobierno iba a transferir aquel año 199 millones del FLA extraordinario.

En 2017, cuando aún gobernaba el PP en Madrid, fue la presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, quien, tras una reunión con el entonces ministro de Hacienda, el temido Cristóbal Montoro, proclamó que el Gobierno ingresaría 185 millones extraordinarios a la Generalitat valenciana.

El 16 de diciembre de 2016, en un año complicado para el primer Consell del Botànic, Montoro anunció la transferencia a la Generalitat valenciana de un total de 900 millones de euros, de los cuales 524 correspondían al FLA extraordinario, 418 a una ampliación del ordinario y 33 al FLA común.

Aquello dejó sin palabras al Gobierno de Ximo Puig, que llevaba meses denunciando que el Gobierno de Madrid le bloqueaba las cuentas.

Retrocediendo un poco más en el tiempo, en 2015, un año en el que el sistema del FLA se modificó y no solo se utilizaba para cubrir el déficit de ese año sino también de los anteriores, de repente se anunció una inyección extraordinaria para la Comunitat Valenciana de 1.471 millones.

Es decir, que el anuncio de la ministra Montero no es en absoluto novedoso.

En cuanto al resto de la cuantía, 450 millones corresponden a las entregas a cuenta, es decir, el dinero que le corresponde a la Comunitat Valenciana por el sistema de financiación autonómica. No se trata de ninguna entrega extraordinaria, sino más bien de los pagos que el Estado ha de realizar a las comunidades autónomas.

Cabe recordar que la Generalitat valenciana se ha visto obligada a realizar unos recortes -o retenciones de crédito- de 365 millones de euros a cambio de que el Gobierno aprobara estas «ayudas», que quedan en 495 millones al restarle a los ingresos estatales la cantidad que se ha recortado.

Promesas electorales de unos y otros

A nadie se le escapa que el anuncio el pasado jueves, a falta de poco más de un mes para las elecciones generales, de la emisión del FLA extra para las autonomías, no es casual. Pero María Jesús Montero no es la primera ministra de Hacienda que utiliza este fondo como herramienta electoral. Ya lo hizo Cristóbal Montoro el 16 diciembre de 2015, cuatro días antes de los comicios, y en junio de 2016, antes de la repetición electoral.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *