El «conservador» Marchena presidirá un CGPJ «progresista»

Manuel Marchena Gómez, fiscal y magistrado, será quien presida el próximo Consejo General del Poder Judicial y la nueva figura relevante del Tribunal Supremo. Si todo transcurre como está previsto, el nuevo órgano de gobierno de los jueces y magistrados podrá conformarse a mediados de diciembre. Será un Consejo que comenzará su mandato de cinco con tres novedades respecto a sus antecesores: renovación en plazo –el actual vence el 4 de diciembre–, una mujer ocupará la vicepresidencia –todo indica que será la magistrada del Supremo Ana Ferrer, integrante también de la Sala Penal, como Marchena– y también por vez primera los partidos decisivos para la renovación, PP y PSOE, acordaron no poner vetos a ningún candidato.

La negociación que culminó ayer comenzó el pasado mes de julio, cuando Pablo Casado y Pedro Sánchez acordaron iniciar el proceso para la renovación. Designaron como interlocutores directos a la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, y al ex titular de ese mismo Departamento, Rafael Catalá.

El Partido Popular exhibió su mayoría absoluta en el Senado y la fuerza con más representación en la Cámara Alta para exigir diez vocales y una presidencia del CGPJ y del Supremo pactado.

Para la presidencia, los populares situaron desde el primer momento a Manuel Marchena, porque, según señalaron a LA RAZÓN fuentes próximas a las negociaciones, «entendíamos que era el mejor candidato», que encontró la oposición inicial de los socialistas, quienes lo consideraban «demasiado conservador». En cambio, los socialistas apostaban por una mujer, pero no llegaron a proponer en firme ningún nombre.

El pasado fin de semana se intensificaron las negociaciones y, en un momento dado, en concreto, el pasado sábado, Dolores Delgado plantea la propuesta socialista: 11 vocales «progresistas», 9 «conservadores» y aceptaban a Manuel Marchena como presidente del CGPJ. ¿Qué había sucedido? Los socialistas se garantizaban una mayoría en el Consejo y, como sostienen desde sectores próximos al PSOE, «al fin y al cabo, los magistrados del Supremo son muy institucionales», por lo que daban el plácet a la candidatura de Marchena.

La segunda incógnita era por qué el PP aceptaba perder un vocal cuando tienen mayoría absoluta en el Senado y podía forzar con tener al menos diez vocales. Los populares daban un valor relevante al nombramiento de Marchena por encima de otros factores porque, además de su reconocido prestigio, consideran que será un presidente «que sabrá buscar el consenso, el acuerdo entre todos», y ello ha primado por encima de tener que «sacrificar» uno de sus consejeros.

Además de Manuel Marchena como presidente, todo hace indicar que Ana Ferrer se convertirá en la primera mujer y magistrada que acceda a la vicepresidencia del Consejo y del Supremo. Esta más que probable realidad no preocupa lo más mínimo a los populares: «Si la ministra y el PSOE quedan bien con ese nombramiento, a nosotros no nos parece mal».

Finalmente, ayer a primera hora de la mañana se cerraba el acuerdo entre populares y socialistas. Los nuevos vocales designarán presidente a Manuel Marchena. Este sistema no ha gustado mucho a la mayoritaria y conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, para la que, según señaló a este periódico su presidente, Manuel Almenar, «el proceso para designar presidente no se ajusta a la Ley porque ya está decidido de antemano y ello puede contribuir a unas dudas sobre la apariencia de independencia de los vocales y a la imagen del Consejo». Eso sí, destacó que Manuel Marchena «es un magistrado de reconocido prestigio, dentro y fuera de España».

PP y PSOE cerraron ayer el acuerdo para el nombramiento de los ocho vocales elegidos por el turno de reconocido prestigio. Así, los cuatro juristas pactados por ambas fuerzas y que serán votados en el Congreso son José Ricardo de Prada, Carmen Sáez, Luis Martín Contreras (propuestos por el PSOE) y José Miguel Castillo Calvín (por el PP); mientras que en el Senado, los candidatos consensuados son Manuel Altava, presidente de la Comisión de Justicia en la Cámara Alta, la fiscal Rosa Rubio –de la Asociación de Fiscales y miembro del Consejo Fiscal–a instancias del PP, Pilar Fernández Pérez y Bernardo Fernández Pérez –presidente del Consejo Consultivo de Asturias–.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *