“El estallido de violencia en Irlanda del Norte es resultado de la incertidumbre en Londres”

Solo quedan seis días para las elecciones europeas, marcadas por el auge nacionalista y el temor a que estos movimientos bloqueen la institución con su abrupta entrada en el seno europeo.

Uno de los desafíos que han marcado gran parte de la gestión europea ha sido el Brexit, que no solo ha provocado un acentuado desgaste nacional y una profunda división de la sociedad inglesa, sino que ha cedido la narrativa necesaria para el surgimiento del grupo Armado, Nuevo IRA, quien ha cogido el legado del anterior y ya disuelto Ejercito Republicano Irlandeses (IRA). Esta organización aprovecha el temor dilatado a una salida sin acuerdo de Reino Unido y, por consiguiente, la vuelta de las fronteras, para ganar más simpatizantes y dividir, aún más, la sociedad irlandesa.

Mientras se reanudan las conversaciones entre el gobierno neoirlandeses, suspendidas por la incapacidad del Partido Unionista Democrático (DUP) y el partido republicano de Sinn Féin, el grupo terrorista sigue acrecentando su actividad, coincidiendo con la peor crisis institucional que atraviesa Londres.

Jammes E. Crimmins, profesor de política teórica en la universidad londinense de Huron at Western, explica a LA RAZÓN el auge del NUEVO IRA.

1. Irlanda del Norte está reviviendo un rebote en la violencia debido a los temores y la incertidumbre de un Brexit duro. Si esta salida se llevara a cabo sin un acuerdo, ¿conduciría a un mayor crecimiento del nuevo IRA y, en consecuencia, una nueva guerra civil?

El reciente estallido de violencia en Irlanda del Norte, que resultó en el asesinato de un joven periodista irlandés por el New IRA, es un resultado directo de la incertidumbre en Londres sobre el Brexit. La posibilidad de salir de la UE sin un acuerdo negociado significaría el regreso de una “frontera dura” que separa a Irlanda del Norte de la República de Irlanda en el sur, lo que significa que el flujo de personas y mercancías en ambas direcciones (norte y sur) estarían, una vez más, sujetos a controles fronterizos.

Miles de personas y un gran volumen de mercancías se mueven libremente en ambas direcciones a través de esta frontera todos los días. No se han requerido controles fronterizos desde 1993, cuando tanto la República de Irlanda como el Reino Unido entraron en el Mercado Único de la UE, y la presencia de seguridad británica en la frontera se eliminó poco después de la firma del Acuerdo de Viernes Santo en 1998. Si el Reino Unido sale de la UE sin un acuerdo que mantenga la situación actual sin fronteras, y los asuntos vuelven a la situación en la década de 1990, el Nuevo IRA lo verá como una oportunidad para inflamar una vez más las relaciones entre los sindicalistas del norte y los nacionalistas con la esperanza de que el retorno de la violencia tenga como única solución la reunificación de las dos Irlandas.

2.¿Puede que la solución para detener esta violencia terrorista neorilandesa sea el establecimiento del gobierno nuevamente?

El gobierno de Irlanda del Norte que comparte el poder (que se introdujo como resultado del Acuerdo del Viernes Santo) ha sido suspendido durante los últimos dos años debido a la ruptura de la confianza entre los dos partidos principales ( el sindicalista DUP y el El nacionalista Sinn Fein) sobre la mala gestión de los fondos por parte de los miembros del gobierno del DUP.

Durante este tiempo, Irlanda del Norte ha sido gobernada por servidores públicos bajo la autoridad del Secretario del Reino Unido para Irlanda del Norte. Naturalmente, los neoirlandeses están frustrados con esta situación, pero es un asunto aparte de las negociaciones de Brexit. Sin embargo, el fracaso de los dos partidos principales para encontrar una fórmula para trabajar juntos también ha brindado un terreno fértil para que el Nuevo IRA aproveche las tensiones para reclutar miembros y suscitar discordia entre las dos comunidades de la provincia.

3.El Brexit ha hecho que la coexistencia entre las dos Irlandas sea más incómoda. ¿Podría un Brexit “duro” provocar la reunificación de la isla de Irlanda?

Si el Reino Unido saliera de la UE con un acuerdo negociado que impidiera el regreso de una “frontera dura”, todo iría bien entre las dos mitades de la isla de Irlanda y entre los gobiernos de la República de Irlanda y el Reino Unido. Sin embargo, si esto no ocurriera y el Reino Unido (incluida Irlanda del Norte) saliera de la UE sin un acuerdo, lo que resultaría es el retorno de una esa frontera dura, lo que beneficiaría a que el sentimiento nacionalista se inclinaría a apoyar la reunificación.

El Acuerdo de Viernes Santo contiene un mecanismo para lograr la unificación: un referéndum en el que la mayoría de Irlanda del Norte votó a favor de la reunificación, seguido del requisito legal de que los gobiernos de la República de Irlanda y el Reino Unido deben introducir una legislación simultánea para dar efecto a su resultado. Sin embargo, si esto sucediera, el verdadero peligro es que se formen grupos paramilitares armados entre los sindicalistas del norte para luchar contra la reunificación. En estas circunstancias, la situación descendería rápidamente a la guerra civil.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *