El JEMAD, preocupado por los bajos niveles de inversión en mantenimiento de armamento

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre, ha comparecido esta tarde en el Congreso de los Diputados para explicar el Presupuesto destinado a las Fuerzas Armadas para 2019, algo que previamente han hecho el secretario y el subsecretario de Defensa. Para el JEMAD, lo más importante es «disponer de unas Fuerzas Armadas modernas, operativas, eficaces y capaces de cumplir con las misiones que les atribuye el artículo 8 de la Constitución». Y por ello, se ha sumado a la lista de aquellos que piden una financiación estable para las Fuerzas Armadas de cara al futuro: «Es momento de intentar Pactos de Estado o compromisos políticos», ha apuntado. Pero, sobre todo, ha sentenciado que, a pesar de que la situación parece que poco a poco mejora tras los años de crisis y recortes, aún queda mucho por hacer: «Aunque empezamos a ver la luz al final del túnel, el túnel se nos está haciendo muy largo«

Para el general Alejandre, la inversión realizada por el Gobierno en programas de armamento (cerca de 12.000 millones) es destacable, puesto que las fragatas F-110, los submarinos S-80 o los blindados 8×8 «Dragón» eran necesidades «imperiosas» que han ido aplazándose. Sin embargo, ha mostrado su «preocupación» porque «no hay un aumento sustancial en los gastos de sostenimiento asociados» a los programas de armamento. Según ha explicado, «los costes de mantenimiento de un sistema de armas llegan a duplicar los de adquisición». Y en el caso de los aviones de combate, «algo más». De ahí que haya avisado de que esos pocos fondos para sostenimiento lo que provocan es que “la operatividad se resienta”. Pero, eso sí, ha dejado claro que “la operatividad está garantizada”.

De esta forma, ha reiterado que «el esfuerzo realizado no cumple mis expectativas. Hay margen de mejora para alcanzar la inversión en seguridad que le correspondería a España como nación avanzada que es». Y es que ha recordado que el presupuesto actual es básicamente el mismo que en 2008. «El hecho de que el apoyo logístico quede reducido a niveles de 2008, cuando debería ir al alza, es una preocupación».

Así que el JEMAD ha intentado «convencer» a los diputados de la «necesidad de invertir en las Fuerzas Armadas«, porque España, «como país que debe ser relevante en el escenario internacional, debe asumir la parte que le corresponde del esfuerzo a realizar por la comunidad internacional para garantizar que sus ciudadanos disfruten de las condiciones necesarias de seguridad». Aun así, todavía muy lejos de ese 2% del PIB en gasto de Defensa que pide la OTAN, ha reconocido que «nuestra inversión en Defensa no nos permite ocupar el puesto que debería ocupar España». Por ello, ha querido hacer hincapié en que «la seguridad no es algo que España pueda garantizar aisladamente». Nuestro país, ha dicho, «ha de trabajar codo con codo» con socios y aliados a través de los organismos internacionales, los cuales «le ofrecen seguridad, pero a cambio exigen compromisos».

En este punto ha querido destacar que «todos los países de nuestro entorno invierten en Defensa con la convicción de que es una inversión nacional de primera necesidad». Y ha puesto como ejemplo el recurrente debate de si es preferible invertir en gasto social o militar: «Los dos son necesidades básicas y ninguno es a costa del otro. Sin cañones no hay bienestar, ni seguridad ni paz», ha sentenciado.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *