El PP acusa a la Generalitat de engañar con cuentas ficticias en los presupuestos de 2017

La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, acusó ayer al Consell de engañar a los valencianos con unos Presupuestos para 2017 que, a su juicio, son «ficticios y no fomentan el empleo, mientras suben los impuestos y el sueldo de los altos cargos».

Denunció que se vuelve «a reincidir en la mentira» al incluir 1.325 millones de ingresos «con cargo a una hipotética reforma de la financiación de la que no saben ni la cantidad ni cuándo se producirá», y advirtió de que eso supone otros tantos millones de gastos «y por tanto recortes» a los valencianos.

Bonig, que valoró los presupuestos acompañada por la coordinadora general del partido, Eva Ortiz, y el portavoz de Economía del grupo parlamentario, Rubén Ibáñez, criticó que las cuentas para 2017 incluyen una subida de impuestos de 840 millones, con un incremento del 17 por ciento en el IRPF (600 millones), del 39 por ciento en el impuesto de sucesiones (69 millones) y del 7,5 por ciento el de transmisiones patrimoniales (59 millones). «Eso es subir impuestos a los ricos».

Lamentó que el fondo de cohesión para los ayuntamientos esté dotado únicamente con 40 millones, y anunció que la próxima semana presentará una iniciativa «novedosa y revolucionaria en materia de financiación, con el ánimo de resolver los problemas de los valencianos», que espera que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «haga suya».

La presidenta del PPCV aseguró también que los presupuestos para 2017 son un dos por ciento menos sociales que las últimas cuentas aprobadas por el PP, las de 2015, donde se destinaba el 86,80 por ciento del presupuesto a gasto social, frente al 84,6 por ciento del próximo año. «¿En qué se gastan entonces el dinero?», se preguntó Bonig, quien señaló que las cuentas crecen en cerca de 1.000 millones, de los que 700 millones se destinan a gasto corriente, donde entra el gasto de personal y «la subida de sueldo de altos cargos por segundo año consecutivo».

La dirigente popular puso el acento sobre la sección 20, de gastos diversos, que ha calificado de «caja black» del Consell, y que sube un 85 por ciento hasta los 281 millones. «Nos llama la atención que en esta sección 20 hay 80 millones de euros para gastos de personal, y está en gastos diversos, que debería ser para imprevistos». Se preguntó si será para pagar a extrabajadores de Radiotelevisión Valenciana por alguno de los recursos pendientes.

Pero para el portavoz socialista en Les Corts, Manolo Mata, los presupuestos de Puig «han dado un gran paso en la mejora de vida de los ciudadanos y nos sacan de la cueva donde nos metió el PP».

A su juicio, se trata de unas cuentas «realistas, sociales, que reconocen nuestras necesidades y solventan nuestros problemas» y lamentó que la presidenta del PPCV «no sepa leerlos porque están acostumbrados a falsearlos desde el minuto uno».

Source: Comunitat Valenciana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *