El supertifón «Mangkhut» llega mañana a Filipinas

La llegada del supertifón «Mangkhut» a las costas filipinas prevista para el sábado por la mañana no ha dado tregua a los servicios de protección civil. Se espera que este huracán toque tierra con ráfagas superiores a los 250 kilómetros por hora, por lo que decenas de miles de ciudadanos han sido evacuados, se han preparado raciones de alimentos de emergencia y se han acondicionado edificios municipales para alojar a los desplazados.

Calificada como la tormenta más poderosa desde que se comenzaran a medir estos fenómenos naturales, podría llegar a afectar a más de 43 millones de personas entre Filipinas y el sur de China, según indicó el Sistema Global de Alerta y Coordinación de Desastres. Los primeros en recibir el golpe serán los ciudadanos de la isla de Luzón, considerada el granero de Filipinas, por lo que se teme que los daños materiales y económicos sean también significativos en el sector agrícola. El domingo, llegará a la región del delta del río Perla, donde pasará a tan solo 100 kilómetros de Hong Kong y Macao, ciudades en las que ya se ha comenzado a acondicionar viviendas, amarrar embarcaciones y hacer acopio de provisiones. Con olas de más de siete metros y precipitaciones que puedan causar deslizamientos de tierra e inundaciones, «Mangkhut» se aproximaba ayer a las costas filipinas con una intensidad similar a la del super tifón «Haiyan», que en 2013 dejó a su paso 6.000 muertos. En esta ocasión –por el momento– se dirige hacia zonas menos pobladas.

La tormenta ha cobrado velocidad este viernes y a mediodía se situaba a unos 450 kilómetros al este de Filipinas. La capital, Manila, y más de tres decenas de provincias del norte y el centro del país ha sido puestas bajo alerta de tormenta. Las clases han sido suspendidas y las oficinas gubernamentales han cerrado antes en más de 600 lugares, mientras que el personal militar, médico y de emergencia está preparado.

Según los guardacostas, unos 5.000 pasajeros están varados en varios puertos por la llegada del tifón, que está previsto que a continuación se dirija hacia el sur de China y Vietnam.

Las autoridades están tomando precauciones adicionales con el tifón ‘Haiyan’ en mente. Dicho tifón, que devastó la parte central del archipiélago en 2013, dejó 6.300 muertos.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *