El temporal remite y deja casi 30 hectómetros más en los embalses

El temporal de lluvia finaliza ayer hacia el mediodía y en el día de hoy predominará el cielo poco nuboso, según confirmaron ayer desde la Agencia Estatal de Meteorología. Hoy subirán las temperaturas máximas y lo harán de forma más acusada en la provincia de Castellón y en el litoral de la provincia de Valencia, donde el ascenso será de entre 4 y 6 grados.

Por lo que respecta a los embalses de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) han acumulado en la última semana 21,29 hectómetros cúbicos más, lo que sitúa el agua embalsada en 1.056,37 hectómetros cúbicos, el 31,56 por ciento de su capacidad.

De hecho, el Júcar se desbordó ayer en su desembocadura al sur del término municipal de Cullera. Fuentes municipales informaron de que, como consecuencia de la tromba de agua, el lago de l’Estany se desbordó anegando las tierras colindantes sin que afectara a las viviendas de la pedanía ni a los restaurantes de la zona, algunos con terrazas que dan al mismo lago.

La mayoría de las acequias del término municipal también se desbordaron y durante la tarde estuvo cortada la carretera CV-605 a la altura del Brosquil.

El temporal de lluvias dejó hasta las 13 horas de ayer 101 litros por metro cuadrado en el municipio valenciano de Barx, que acumula desde el pasado miércoles 600 litros por metro cuadrado. Otros acumulados significativos desde el inicio del temporal, durante la tarde del pasado miércoles 14 de noviembre, son los 403,8 litros por metro cuadrado de Ròtova, 356,4 de Algemesí, 352,8 de Pinet, 332 de Alzira, 298,1 de Polinyà de Xúquer, 242 de Turís, 223,2 de Carcaixent y 173 de Valencia.

Y en el resto de la Comunitat, el teléfono de Emergencias 112 recibió 909 llamadas desde las ocho de la mañana del domingo hasta las 14.23 horas de este lunes, que se tradujeron en 754 incidentes relacionados con el temporal de lluvias.

A consecuencia de las tormentas se desprendió un tejado de la travesía de Rocafort (Valencia) que obligó a cortar la CV-308 y desviar el tráfico por las calles del municipio para evitar riesgos.

Hasta las 14 horas de ayer, las lluvias obligaron a cortar la circulación en las carreteras CV-505 (Alzira-Sueca); CV-506 (CV-505 a CV-510); CV-507 (Acceso Benicull); CV-508 (Corbera-Polinyà); CV-571 (Camí Vilella, Alzira); CV-598 (acceso Canals), y CV-605 (Cullera-Gandia).

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, defendido que «no es bueno alarmar a la ciudadanía» de forma «innecesaria» por el temporal de lluvias en la ciudad, y consideró que «no es razonable» tomar medidas «por encima de lo que puede pasar o cerrar todas las dependencias para evitar cualquier riesgo, siempre que no sea necesario».

Por último, los agricultores ven con preocupación de la campaña de la mandarina cuya recogida se retrasará.

Fuente;: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *