El tripartito constriñe la comisión de Taula para acabarla antes de elecciones

La comisión de investigación «exprés» que tratará de buscar las responsabilidades políticas en el caso denominado como Taula, tendrá su dictamen preparado ante de cinco meses y por si acaso hubiera adelanto electoral, sus conclusiones estarán siempre durante esta legislatura.

La causa cuya instrucción se prolonga ya durante casi tres años en el Juzgado de Instrucción número 18, se la van a «ventilar» sus señorías, con tan solo 19 comparecientes -hay más de cien imputados-, y menos de doscientas peticiones de documentación.

Los grupos del tripartito aprobaron ayer el plan de trabajo aplicando la mayoría parlamentaria y sin admitir ni una sola sugerencia del PP o de Ciudadanos. El partido naranja quedó en evidencia al abstenerse en la votación del plan del tripartito y por contra, el tripartito le votó en contra a su plan.

El PP se opuso al programa y al calendario del tripartito y no descarta llevarlo al contencioso porque consideran que se socavan los derechos de los diputados al no dar tiempo a analizar toda la documentación antes de que comparezcan los citados. «¿De qué me sirve tener delante a un constructor si no soy capaz de interrogarle con un mínimo de conocimiento?», se preguntaba el portavoz de la comisión por el PP, Fernando Pastor.

En total, en el plan del tripartito se pedirán diecinueve comparecencias, entre ellas las de Camps, Costa, Rus, el exgerente de Imelsa Marcos Benavent, el ex consejero delegado de Ciegsa Máximo Caturla, o el exgerente de la Fundación Jaume II El Just Vicente Burgos. También se citará a los exconsellers de Educación Trinidad Miró, Esteban González Pons y Alejandro Font de Mora; al ex secretario autonómico David Serra, el exconseller Rafael Blasco, la coordinadora de EU, Rosa Pérez Garijo, y a los periodistas Loreto Ochando y Juan Nieto.

En las intervenciones de sus señorías, nada nuevo. El tripartito defendía el rigor de su programa y el PP decía que era un despropósito, y Ciudadanos, trataba de contemporizar y encontrar su espacio, aunque finalmente, el PP le reprochó su falta de apoyo y el tripartito lo repudió votándole su plan de trabajo en contra.

Como anécdota, Ferri (Compromís) volvió a atribuir a Rus a conversación que nunca tuvo.

El lío de los turnos en una comisión exprés

Los diputados del tripartito se hicieron ayer un lío al explicar las intervenciones de los comparecientes en la «comisión exprés». Así, el compareciente tendrá quince minutos en el que podrá ser repreguntado pero no por más de ocho minutos por cada grupo. Las cuentas no cuadraban y Meco (Podemos) quiso arreglar el entuerto explicando un sistema distinto al aprobado segundos antes, como dejó claro Isaura Navarro, presidenta de la mesa. Boix (PSPV) más veterano y pragmático lo explicó claramente: «hoy aprobamos esto y mañana lo cambiamos»

Fuente;: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *