Elecciones en Argentina: cuestión de diferencias

Las primarias en Argentina se desarrollarán a lo largo del domingo. Los resultados se empezarán a conocer durante la madrugada española. Hasta entonces, Mauricio Macri, del partido Juntos por el Cambio y actual presidente de Argentina se juega la reelección frente a la posible vuelta del kirchnerismo, encabezado por Alberto Fernández, quien lidera el Frente de Todos. Para disipar las dudas sobre qué sucederá en las próximas horas, Gustavo Córdoba, director de la consultoría en comunicación estratégica y planificación de campañas, responde a las preguntas de LA RAZÓN.

Preguntas por Rafael Molina

¿Cómo deberán analizarse los resultados de las primarias? ¿A qué datos habría que prestar más atención?

Básicamente no definen nada en términos de candidatura. Los políticos han decidido no abrir a la ciudadanía la posibilidad de escoger a los candidatos. Va a servir para evaluar la diferencia real que hay entre Alberto Fernández, de Frente de Todos, el partido de Cristina Fernández de Kirchner, y Mauricio Macri, de Juntos por el Cambio. Será para ver si es como el Gobierno piensa, que será una diferencia acotada o como creemos otros, que el alcance será bastante importante a favor de Alberto Fernández. De algún modo tendría ímplicito un mensaje de voto de castigo de la sociedad hacia Macri.

¿Cómo van a influir los resultados en la estrategias que tomarán los partidos de cara a la segunda vuelta?

Indudablemente los ajustes van a existir. Los que más maniobra tendrán serán los del Frente de Todos. Mirando al mapa, provincia por provincia, se va a otorgar una victoria muy importante al Frente. Al contrario con Juntos por el Cambio, de Macri, que apostó todo a una hiperpolarización de la sociedad pensando que podría tener un predominio en este contexto electoral. Puede ser que esto no haya sido evaluado correctamente con que el candidato Fernández tuviese un aumento en sus votos, que si se se da el extremo máximo, puede definir una victoria en las segunda vuelta. Si se da lo contrario, que pierda Macri por pocos puntos, razonable para el mundo de las noticias y las finanzas, que han apoyado al presidente actual, el Gobierno va a poder reclamar un apoyo renovado en las elecciones de octubre.

¿Afectará la recesión económica en la reelección de Macri? ¿Cómo influye la apelación al pasado de la partido de Kirchner?

Aquí está la disputa. Entre un análisis racional desde el punto de vista económico y un análisis de un lado ideológico y más identitario. Claramente la apuesta de Macri era apelar a no volver al pasado para evitar que el Kirchnerismo regrese al poder. El problema es que en un contexto de recesión económica, donde el consumo bate récords en caídas, la inversión privada se ha desplomado y los niveles de vida de los habitantes han disminuido, la recesión económica no se puede obviar.

¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de ambas formaciones?

Lo primero es que el Gobierno tiene un margen de ser competitivo a pesar del contexto económico. Tiene unos niveles de aprobación bajos, cercanos al 35%, y a pesar de tener un presidente cuestionado representa a parte de la población sobre todo urbana. Del otro lado, Alberto Fernández representa la unidad del peronismo en mucho tiempo. Encabeza una amplia coalición que tiene expectativas de participar en el principal distrito del país, que es la provincia de Buenos Aires, que representa el 40% del total de los votantes del país. Si se confirma esta noche, habrá dado un paso fundamental en pos de la victoria.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *