Entra en vigor la prohibición de aparcar en el carril bus de la EMT por la noche

El Ayuntamiento sustituye las señales por recordatorios de la nueva medida

La prohibición de aparcar en el carril bus de la EMT de Valencia entre las 22 horas y las 8 horas de la mañana entró finalmente este lunes «sin condicionantes». Así, a partir de esta jornada se retiraron las placas que permitian el aparcamiento nocturno en estos carriles y se sustituyeron por recordatorios de esta medida.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y los portavoces de gobierno, Sandra Gómez y Jordi Peris, han presentado la medida y han coincidido en que se ha alcanzado por «consenso» y que se cierra así «un intenso debate» de estas tres últimas semanas.

Ribó ha explicado que para facilitar el aparcamiento nocturno se ofrecerán más plazas de párkings a tarifa plana que las que se suprimen con esta prohibición. Además se duplicará la frecuencia de las líneas N1 y N6 de la EMT en fin de semana, de viernes a domingo, y se reforzará también en otras dos o cuatro líneas más en función de la disponibilidad económica.

 

Ribó ha destacado que muchos de los párquings ya están publicitando las tarifa planas. En total se ofertarán por el momento más de 1.700 plazas: 1.420 en los aparcamientos en Barón de Cárcer, el Mercado de Colón, Glorieta, Porta de la Mar y Ruzafa a un precio de entre 5 y 6’95 euros y 300 en el de la Plaza de la Reina a 6 euros.

Asimismo, ha resaltado que la frecuencias de las líneas N-1 y N-6 se reducirá de 55 a 22-25 minutos. Además, la EMT está terminando un estudio para ampliar también la frecuencia entre dos y cuatro líneas más entre las que tengan mayor número de usuarios.

Al respecto, la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, ha subrayado que el objetivo de esta medida «no es multar». Por ello, pondrán previamente en marcha una medida para recordar a los conductores esta prohibición.

[wp_ad_camp_4]