España, Francia, Alemania, Rumanía, Portugal y Luxemburgo se ofrecen a acoger a los migrantes del Open Arms

España está dispuesta a participar en un reparto “equilibrado” de los 147 migrantes del buque humanitario Open Arms, que se sitúa en estos momentos en aguas territoriales italianas, han confirmado este jueves fuentes del Gobierno.

El Ejecutivo está trabajando con la Comisión Europea y otros países de la UE para lograr una solución “común, europea, ordenada y solidaria” a la situación del barco, según las mismas fuentes.

El Gobierno confía en poder alcanzar dicha solución y para ello ya ha trasladado a la Comisión Europea, al Gobierno italiano y a los países implicados en esta operación que España “está dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes alojados en el barco”.

A su juicio, el reto migratorio debe ser afrontado por la Unión Europea mediante mecanismos de colaboración en los que participen los países miembros, entendiendo que “no es un problema exclusivo de los estados ribereños”, sino que “atañe al conjunto y que, por tanto, ha de afrontarse conjuntamente”.

Según confirmó posteriormente el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, los gobiernos que se han ofrecido a acoger a los migrantes son, además de España, Francia, Alemania, Rumanía, Portugal y Luxemburgo.

Conte ha explicado en un mensaje dirigido al ministro del Interior, Matteo Salvini, y publicado en las redes sociales que su intención es trabajar para que los países europeos acuerden un mecanismo permanente de distribución de los migrantes que lleguen a las costas italianas, para que el fenómeno sea gestionado a nivel de la Unión Europea (UE).

“Este es el momento de insistir en la dirección de llegar a una solución europea, de lo contrario Italia se encontrará completamente aislada”, escribe. Y añade que la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, parece “decidida a tomar este camino” y a apoyar a Italia en esta demanda, según ha podido observar en las conversaciones mantenidas entre ambos hasta ahora.

El primer ministro italiano también reprocha a Salvini que esté utilizando su discurso antiinmigración para incrementar los consensos en el país y le pide que sea leal con el Gobierno al que aún pertenece, pues el líder ultraderechista ha presentado una moción de censura contra el jefe del Ejecutivo pero no su dimisión como ministro del Interior.

Mientras llega la solución de distribución europea y se termina de establecer el número de refugiados y la fecha de acogida, el Open Arms está ya navegando desde este jueves por la mañana en aguas de Italia, frente a Lampedusa, un día después de que el Tribunal Administrativo del Lazio autorizase este movimiento al tumbar el decreto de seguridad del Ministerio del Interior italiano, Matteo Salvini, que se lo impedía.

A pesar de que esta misma noche Salvini había informado por Twitter de que había firmado una “nueva prohibición” para impedir la entrada en aguas italianas del Open Arms, la orden ha quedado sin efecto, ya que la ministra de Defensa de Italia, Elisabetta Trenta, la ha rechazado “en nombre de la humanidad”, así como el titular de Infraestructuras y Transporte, Danilo Toninelli.

Este nuevo pulso entre las dos corrientes que conforman el Gobierno, Salvini es líder de la Liga y Trenta forma parte del Movimiento 5 Estrellas, habría permitido al ‘Open Arms’ entrar en aguas italianas bajo la vigilancia de dos embarcaciones militares, según el diario ‘La Repubblica’.

Ahora el barco espera algún permiso para atracar en puerto y desembarcar a los migrantes y, tras la segunda orden de prohibición de Salvini, se dispone a presentar de nuevo el informe de los médicos y los psicólogos que reflejan la “emergencia” de los migrantes a bordo, según han confirmado a Europa Press en fuentes de Proactiva Open Arms.

Desde la ONG española señalan que no tienen ninguna información al respecto sobre la posible acogida de parte de los migrantes a bordo del buque por parte del Gobierno español.

De hecho, el jefe de misión en Italia de Open Arms, Riccardo Gatti, ha dicho que en el barco no se fían “mucho” de que España vaya a acoger a personas del barco ante la “inacción” y los “ataques” del Gobierno español en los últimos días.

“Lo celebraremos cuando veamos que se cumpla. Hemos visto inacción durante 14 días y ataques por parte miembros del Gobierno español, no nos fiamos mucho”, ha apostillado en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press.

En cualquier caso, Gatti confía en que la embarcación pueda desembarcar próximamente en Italia, ya que es su “obligación” atender a los migrantes ante la situación de “emergencia”.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *