Esta falla se va a la Antártida

Dos militares valencianos trasladarán un ninot de falla cedido por una comisión de Xirivella a la base española de la Antártida, en la que esta figura, compuesta por unos pingüinos, representará esta tradicional fiesta en el sexto continente.

El Casal de la Falla València-Teodoro Llorente, de Xirivella, ha sido el escenario de la entrega de este ninot, donado a la XXXIII Campaña Antártica (CA) del Ejército de Tierra (ET). La CAET ha estado representada por dos de sus miembros, valencianos de nacimiento y destinados ambos en unidades de la Comunitat Valenciana: la comandante Julia G. Marsilla (responsable de Logística de la XXXIII CAET) y el Cabo Marcos D. Rambla (uno de los encargados de Alimentación de la misma), ha informado el Ejército de Tierra en un comunicado.

Ejército de Tierra

Ambos han hecho un alto en su preparación antes del desplazamiento a la Base Antártica Española (BAE) Gabriel de Castilla (GdC), en Isla Decepción, que se inició en abril y culminará cuando viajen a la BAE GdC. Allí afrontarán el verano austral apoyando el trabajo científico que realizan investigadores de varias naciones. Por lo tanto, el «ninot» pasará las Fallas a 13.000 kilómetros de Valencia.

La Falla València-Teodoro Llorente de Xirivella, considera este «viaje a la Antártida» como «un buen medio de promoción de la tradición valenciana en el lejano continente». El ninot donado, de un metro de altura, ha sido realizado por el artista Santiago Muñoz Girón, directivo de la institución fallera de Xirivella que, en 2020, cumplirá 50 años de existencia.

La Campaña Antártica española constituye un modelo de cooperación entre diferentes instituciones públicas y privadas al servicio de la I+D+i en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación.

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades financia los proyectos que se realizan tanto en las bases antárticas como a bordo del buque Hespérides -a través del subprograma de Investigación Polar de la Agencia Estatal de Investigación- y la logística de la campaña. Además, a través del Comité Polar, coordina las actividades que los diferentes organismos desarrollan durante las campañas.

Las entidades participantes en estas actividades son la Unidad de Tecnología Marina del CSIC, que gestiona la BAE Juan Carlos I en la Isla Livingston y coordina la logística general de la campaña antártica; el Ejército de Tierra, que gestiona la BAE Gabriel de Castilla en la Isla Decepción, y la Armada, que opera el BIO Hespérides.

Tanto el BIO Hespérides como las bases antárticas forman parte del mapa español de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS), instalaciones, recursos o servicios excepcionales en su género, cuya importancia y carácter estratégico justifica su disponibilidad para todo el colectivo de I+D+i.

LAS PROVINCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *