Evo Morales denuncia un golpe de Estado en medio del ultimátum opositor

Ir a Santa Cruz de Sierra es adentrase en otra Bolivia. Donde la gente de rasgos caucásicos pasea orgullosa por las calles coloniales, y los autos de alta gama rugen a su paso. Escasean los ponchos de colores y los bombines propios de la Paz. Es también una región cuyo pueblo muchas veces se ha destacado por su racismo hacia las clases indígenas y que en varias ocasiones, ha intentado independizarse. Son los mismos que ahora quieren “la cabeza” de Evo Morales. Y una oferta o más bien un ultimátum para el presidente: O deja el poder, o habrá nuevas y más radicales medidas de fuerza. Todo en un clima de crisis con nuevas manifestaciones a favor y en contra del mandatario. Una bomba de relojería.

Los comités cívicos reunidos el domingo en Santa Cruz, la mayor ciudad de Bolivia, dieron 48 horas, hasta este lunes de ayer a las 12:00 de la noche –hora española-, para que el líder socialista abandone el poddr tras las denuncias de fraude en su reciente reelección para un cuarto mandato. Lleva 13 años en el poder.

El líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, fue quien lanzó el desafío, tras haberse erigido desde hace días en una de las voces más relevantes de la lucha para echar a Morales de la presidencia, por encima de la mayoría de políticos opositores. El organizador no dijo qué acciones emprenderá con sus partidarios, pero se presume que podrían ocupar sedes regionales de entidades y empresas públicas, como ha ocurrido antes.

Entretanto, el presidente Evo Morales convocó a movimientos sociales a una reunión de emergencia para mantener la unidad. Además, ha instado en evitar la confrontación entres los bolivianos.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que trasladaba al presidente del país aterrizó este lunes de emergencia a los pocos minutos de haber despegado por un fallo mecánica, sin que el incidente haya producido daños personales. El suceso ocurrió a las 12:48 e implicó a la aeronave EC-145 que iba a trasladar a Morales desde la localidad de Colquiri, en el departamento de La Paz, hacia la región vecina de Oruro, según un comunicado de la FAB. El helicóptero “presentó una falla mecánica del rotor de cola durante el despegue, motivo por el cual realizó un aterrizaje de emergencia” y “no se registraron daños personales”, indica la nota.

Ayer continuaba la vigilia de diversas organizaciones cerca de La Casa Grande del Pueblo (sede del Ejecutivo) con el propósito de defender a su presidente. “Si hace falta ir a hasta Santa Cruz iremos” dice una señora de tez morena y larga trenza negra, que acampa desde hace días en la Plaza de Armas.

Los líderes opositores manifestaron que, tras una eventual renuncia del izquierdista, rechazarán también a su vicepresidente, Álvaro García Linera. En su lugar, propusieron a Cristina Díaz Sosa, actual decana de la Corte Suprema. La abogada de 62 años es “la única que no es masista” en el tribunal, destacó Camacho, en referencia a la formación oficialista.

Por su parte, el ex presidente Mesa (2003-2005) compareció ante los medios para leer una serie de resoluciones tras una asamblea extraordinaria de Comunidad Ciudadana, candidatura que quedó segunda después de la de Morales en los comicios del pasado 20 de octubre, y cuyos resultados no reconoce. “Evo está provocando el pedido de su renuncia“ dijo.

Las movilizaciones no han cesado desde que el lunes posterior a la votación un repentino cambio en el escrutinio provisional pasara de augurar una segunda vuelta entre Morales y Mesa a prever el triunfo en primera para el jefe de Estado.

La muerte el miércoles pasado por heridas de bala de dos hombres en enfrentamientos entre afines y contrarios al presidente llevó al día siguiente al mandatario a pedir a ambos el cese de la violencia. Las protestas fueron aún más violentas el jueves aunque el viernes y el sábado remitieron por la festividad de los difuntos, muy arraigada en el país. Sin embargo este domingo volvieron los bloqueos de calles en ciudades como La Paz y Cochabamba con algo más de repercusión, pero sin incidentes relevantes.

Mientras en paralelo, el secretario de la OEA, Luis Almagro, acordó con el Gobierno una auditoría vinculante de las elecciones del 20 de octubre. Para la oposición esto supone implicar a la OEA con el fraude y el sostenimiento ilegal y violento de Evo Morales. ¿Por qué se aparta del informe inicial de sus propios observadores electorales? La auditoría está repudiada porque además no se olvida que el mismo secretario general de manera oficiosa y en visita expresa a Evo Morales en La Paz, lo habilitó para ser candidato en mayo pasado.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *