Guerra de civilizaciones

¿Es posible que Trump restrinja las armas de asalto como resultado de los últimos ataques?

Mantenemos la esperanza de que el presidente Trump y los representantes políticos encuentre una manera de ir hacia delante para una regulación legislativa responsable correspondiente al acceso a armas de asalto. A pesar de la serie de eventos trágicos que dieron lugar a la muerte de niños y adultos en distintas comunidades a lo largo de Estados Unidos, los representantes han fallado en desarrollar unas leyes responsables que limiten el acceso a las armas de asalto y cargadores de gran capacidad.

¿Son los latinos el próximo objetivo de los supremacistas blancos?

La ideología de los supremacistas blancos parece rechazar los otros grupos étnicos. Estos eventos en los que se persigue a individuos de raíz latina no son comunes, sin embargo, los recientes sucesos reflejan como la confluencia de esta ideología mal guiada, soluciones violentas y el acceso a las armas desemboca en un impacto nocivo para la sociedad.

¿Es posible el control de los grupos de internet de supremacistas blancos?

Una mayor regulación y llevar a cabo un seguimiento de los mismos sería una opción valida para abordar la cuestión de los grupos de ultranacionalistas en internet.

¿Qué rol juega la Asociación Nacional del Rifle y otros «lobbies» en la ausencia de una legislación para regular el uso de las armas?

La Asociación Nacional del Rifle ha tenido una presencia como lobby increíblemente fuerte y efectiva. Desafortunadamente, hay muchos representantes electos que continúan recibiendo recursos y apoyo para sus campañas y después no presentan su disposición a introducir una legislación responsable en materia de armas en Estados Unidos. Hay algunos representantes que han propuesto un control para las armas pero aún no ha habido suficiente apoyo político. El presidente es solamente una posición de poder entre otros que necesitan estar activos en la propuesta y apoyo de un uso responsable de las armas en Estados Unidos.

Preguntas por Rafael Molina

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *