Guillermo Serrano: «No soy una persona de pegar 'cabotà' y decir a todo que sí al concejal»

Guillermo Serrano, hasta ahora vicepresidente de la Interagrupación y mano derecha de Jesús Hernández, se pone al frente de la entidad fallera. Llega con la esperanza de rebajar las tensiones con el Ayuntamiento.

-Se acaba de reunir con el concejal de Cultura Festiva en funciones, Pere Fuset. ¿Le ha transmitido usted su prioridad?

-Sí, intentar apaciguar ánimos que han estado exaltados y volver a un cauce de diálogo.

«Defiendo el estudio de impacto económico pero manteniendo el anonimato de las comisiones»

-Fuset ya ha anunciado que quiere sentar en una misma mesa a falleros y a artistas para ayudar a este sector. ¿Han hablado de eso?

-Hemos estado de acuerdo que tenemos que sentarnos y buscar soluciones. También entiendo que de esa situación tienen que salir ellos. Hay artistas que tienen beneficios en otros negocios y no se dedican tanto a las fallas. Tenemos que ver la manera de que los talleres sean rentables porque si no, llegará el momento en que pararemos la fiesta.

-¿Qué cosas no pueden volver a repetirse en la relación entre Fuset y la Interagrupación?

-La concejalía y la Interagrupación están condenadas a entenderse porque trabajamos por un mismo fin: mejorar la fiesta en la tramitación de permisos, ocupación de la vía pública, hacer mejores espectáculos de pirotecnia, de luces… Ha habido un periodo en el que el entendimiento no ha sido el que debiera y toca reconducir la situación.

-¿Quién ha tenido la culpa?

-La culpa no la ha tenido ni Fuset ni Jesús Hernández, sino una circunstancia. Al final la culpa es de los dos porque no puede haber un distanciamiento entre dos instituciones que buscan un mismo fin.

-En las reuniones, ¿no le ha dado la impresión de que había una hoja de ruta sin mucho margen?

-No ha habido un espacio excesivo para la negociación. Sí es verdad que la concejalía se ha sentado para hablar,pero llegar a acuerdos es algo diferente. No creo que haya ganado nadie porque uno en las asambleas se ha llevado muchos revolcones y en el otro caso la imagen de la Interagrupación ha sufrido envites.

-¿Cómo será su gestión?

-Soy dialogante. Me gusta hablar y escuchar. Soy una persona muy tajante y clara. Eso sí no soy una persona de pegar ‘cabotà’ y decir a todo que sí al concejal. Si hay opción que nos beneficia a todos, esa buscaré.

-¿Cómo se sintió cuando los presidentes reprobaron a Fuset?

-Personalmente, yo no hubiera hecho la reprobación. El concejal cometió un error y pidió disculpas. Fue excesivo el castigo, pero tengo que decir que él luego se creció.

-¿Qué le pareció la encuesta fallera con preguntas sobre la política local y religión?

-Una encuesta para ver la diversidad fallera no me parece mal, pero el problema es que había preguntas que no correspondían. Ese fue el error. Las fallas son diversas, sólo hace falta entrar en un casal.

-La Interagrupación pidió que se rompiera la encuesta y Ribó no lo hizo. ¿Cómo lo considera?

-Alegaron un tema legal para no romperla. No queremos que se use.

-¿Quieren que se haga el estudio de impacto económico de las fallas o mejor no exponer a las fallas?

-Se debe hacer un estudio de impacto económico para demostrar a la ciudad el peso de las Fallas. Eso sí, propondría que se obtengan los datos sin citar fallas, que sea anónimo.

-La Interagrupación tiene que ser neutral, pero ¿es más fácil entenderse con Fuset o con Bernabé?

-Bernabé no ha tenido la oportunidad de llevar la gestión de Fallas, entonces no lo sé. Con cualquiera de los dos, pero con voluntad de llevar la gestión. Espero que si tiene que ser Fuset, que no sean cuatro años de tanta tensión como hasta ahora.

-En el caso de que siga Fuset al frente de las Fallas. ¿Es posible cuatro años sin conflictos?

-Es difícil porque no estaremos de acuerdo al 100%, pero espero que haya menos fricción.

-Si la concejalía se la queda Compromís. ¿Le gustaría que el edil fuera Carlos Galiana?

-Me da igual el concejal que corresponda. A nivel personal, tengo mucha amistad con Galiana y me llevaría una alegría, pero una cosa es lo personal y otra cosa mi perfil al frente de la Interagrupación.

-¿Cómo ve el salto de Santiago Ballester, expresidente de la Federación de Especial, a la política?

– Me parece una persona muy coherente. Ahora hará un bagaje político, pero ganas y sentimiento fallero no le faltan.

-¿Pondría en Ciudad Fallera la Junta Central Fallera con escenarios para las fallas?

-Desde luego hace falta que las fallas tengan espacio para el teatro, el playback y las actividades culturales, pero no entro en cuál sería el mejor espacio para hacerlo.

-En la nueva directiva no ha contado ni con Hernández ni con Fernando Manjón, que concurrió a las anteriores elecciones. ¿Por qué?

-Porque es un equipo nuevo, no porque esté en contra. Hemos hecho un cambio de ciclo y contaré con Nico Garcés como secretario general; Relaciones institucionales la llevará Miguel Prim; el área de agrupaciones José Manuel Acosta; la económica Carmen Sabater; el área de nuevos proyectos, Jordi Palanca y actividades diversas, Iván Heredia.

-¿Qué ha hecho bien y mal su antecesor?

-Dio un paso adelante cuando no había ningún candidato. Destaca de él su pasión por las fallas y su buena fe. Y lo menos bueno es que no siempre ha tenido buen resultado.

-¿Cómo recuerda el insulto que vertió Fuset a la directiva de la Interagrupación en un acto?

-Fue una salida de tiesto que todos la podemos tener. Fue puntual.

-Estudiaron llevarlo a juicio, pero no lo hicieron. ¿Cómo lo vio?

-Todos podemos cometer errores. Si cada vez que nos equivocamos vamos a juicio, los juzgados acabarían locos. Podría haber expresado su desacuerdo sobre un tema en privado.

-Si sigue Fuset en Fallas, ¿es momento de hacer un congreso?

-Si vuelve a salir, lo importante primero es que las cosas se normalicen, ya que el congreso es necesario.

-¿Aplicaría la tasa turística?

-Estoy a favor de aplicarla y que se destine en marzo a las fallas. Y la otra parte, que llegue a Ayuntamiento porque tiene un sobrecoste.

-¿Qué no se debe tocar en Fallas?

-Todo en la vida y en las fallas va evolucionando, pero tiene que ser paulatina, no impuesta.

-Ya han tumbado una propuesta de Fuset de subir los presupuestos mínimos de Fallas. ¿Será así todo el mandato?

-No lo sé. Yo defiendo la campaña ‘Volem falla’ pero no apuesto por obligar, prefiero incentivar.

LAS PROVINCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *